Turquía detuvo a 11 médicos miembros del consejo central de la Asociación Médica Turca (TTB) por pronunciarse contra la operación “Rama de Olivo” lanzada contra las milicias kurdas sirias en la región de Afrin, en el norte de Siria, donde unos 649 terroristas han sido “neutralizados” en 11 días.

El Fiscal de Ankara ordenó la detención del presidente de la TTB, Rasit Tükel, así como de otros 10 miembros del consejo por criticar la ofensiva turca y asegurar que “la guerra en un problema de salud pública”, por lo que las autoridades consideraron esa declaración como una humillación para las instituciones y el Estado turco.

El presiente turco, Recep Tayyip Erdogan, criticó el fin de semana la declaración de los médicos y acusó a los miembros de la TTB de ser “amantes del terrorismo”.

“Quieren hacer campaña por el no a la guerra. Pero no hemos visto que estos amantes del terrorismo hagan campaña por la paz”, dijo Erdogan en un discurso en Ankara.

Este martes, las fuerzas de seguridad registraron la oficina central de la TTB en busca de “propaganda de organizaciones terroristas”, en referencia a la milicia kurda siria Unidades de Protección Popular (YPG), a las que Turquía combate en Afrin, así como del proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK)

El Ministerio del Interior informó la víspera que desde que inició la operación en el norte de Siria, el 20 de enero, unas 311 personas, incluidos políticos, periodistas y activistas, han sido detenidas por hacer propaganda terrorista en las redes sociales en relación a la ofensiva turca contra las milciias kurdas sirias en Afrin.

El gobierno turco ha advertido que no permitirá ninguna protesta o concentración pública contra la ofensiva mientras dure la operación en el norte de Siria, además amenazó con someter a juicio a los que se opongan, critiquen o muestren una representación errónea de la incursión.

Turquía comenzó el pasado 20 de enero en Afrin la operación turca “Rama de Olivo” contra los grupos kurdos como el Partido de la Unión Democrática (PYD) y su brazo armado, las YPG, una semana después de que se conociera que Estados Unidos planeaba crear una fuerza fronteriza en el norte de Siria.

Desde entonces las fuerzas turcas han neutralizado a 649 miitantes de las YPG, milicias considerada terrorista por Ankara, así como del grupo yihadista Estado Islámico (EI), según el Estdo Mayor del Ejército turco.

Tan sólo anoche, las tropas turcas destruyeron tres blancos terroristas y neutralizaron a 33 terroristas, término que usan para para referirse a los militantes abatidos, heridos o capturados.

Debido al desarrollo de la operación turca en el norte de Siria, el presidente Erdogan pospuso su viaje a Venezuela, Uruguay y Brasil, prevista para la siguiente semana, aunque la oficina presidencial no especificó los motivos del cambio de agenda.