Los problemas cotidianos de inseguridad y movilidad en las grandes ciudades afectan la calidad de vida de la población, los cuales tienen solución si se hace un uso apropiado de la tecnología, señaló el representante de Mer Group en México, Eduardo Santillán.

“La tecnología tiene un papel vital para generar una mayor seguridad en grandes ciudades, como es el caso de la Ciudad de México, y el hecho de tener una ciudad conectada puede hacer la diferencia en el control, la mejora en la calidad de vida de la sociedad y el brindar mejores servicios públicos”, dijo Santillán.

De acuerdo con un comunicado, la adopción de la tecnología para hacer funcionar apropiadamente a una urbe tiene como finalidad convertirla en una Ciudad Inteligente.

Cabe señalar que una urbe con estas cualidades no se resume a tener Internet de las Cosas (IoT), sino que se conforma con la combinación de varios aspectos de comunicaciones, expuso.

Sostuvo que para construir una ciudad inteligente es necesario tener un buen control sobre las comunicaciones, hacer uso de sensores, biometría, conectividad de tecnologías inteligentes y seguridad cibernética.

En cuestiones de seguridad para la ciudadanía es importante considerar temas como videovigilancia, el uso de patrullas inteligentes, botones de pánico, geolocalización, uso de drones para vigilancia y centros de detención inteligentes, explicó Mer Group.

Dijo que en el aspecto de mejorar en la calidad de vida de los ciudadanos, se debe tomar en cuenta el control del tráfico, mejoras en el servicio del agua, recolección de basura e iluminación pública, así como el uso eficiente de la energía eléctrica.

Al mejorar la calidad de vida de las personas y las herramientas para prevención del delito, la ciudad se vuelve más habitable y mejora considerablemente su imagen para atarer inversiones o residentes nuevos, añadió.