Berenice tiene 21 años de edad, estudia psicología y su mayor alegría es su hijo Joel, porque él es la mejor prueba de que pudo vencer el cáncer de ovario que padeció durante su adolescencia.

A los 14 años llegó al Hospital Regional de Morelia, del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) donde se le extirpó el ovario izquierdo y el apéndice por diagnóstico de tumoración de cáncer de ovario o germinal (teratoma inmaduro de ovario).

En conferencia de prensa, se informó que la resección del tumor fue de las más completas, y posteriormente siguió su tratamiento en el Centro Médico Nacional (CMN) 20 de Noviembre, del ISSSTE, donde recibió tres ciclos de quimioterapia.

Además de la rebeldía normal de los adolescentes y de no querer quedarse sin cabello, su principal temor era no poder ser madre a consecuencia de la quimioterapia, recordó la jefa del Servicio de Oncología Pediátrica del CMN 20 de Noviembre, Farina Arreguín.

La especialista indicó que anualmente reciben 70 nuevos casos de cáncer pediátrico en este Centro Médico (en todo el país se hacen unos cinco mil nuevos diagnósticos anuales en promedio), siendo las leucemias, el linfático y el de cerebro, los tres principales.

El cáncer de ovario en menores de edad es poco común, y cuando se reciben se procura dar un tratamiento poco tóxico, para que en su vida adulta estas mujeres jefes puedan llegar a tener hijos, detalló.

Mientras que Berenice Pineda Torres, dijo que el apoyo de su familia y la paciencia de los médicos le ayudó a salir de este difícil momento y ahora disfruta a su hijo, pensando tener un segundo bebé en el futuro.