El líder supremo de la Revolución Islámica, el ayatolá Ali Jamenei, acusó hoy a Estados Unidos de  reubicar a los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI)  de Irak y Siria en Afganistán y el sur de Asia para justificar su presencia militar en la región.

"Las mismas manos que crearon al Daesh como una herramienta para oprimir a la gente en Siria e Irak y llevar a cabo crímenes en su contra buscan hoy transferirlo a Afganistán después de sus derrotas en esos países”, afirmó Jamenei usando el acrónimo en árabe del EI.

Los recientes asesinatos en Afganistán “representan una etapa temprana en tal esquema”, indicó el líder supremo al expresar sus condolencias por la muerte de decenas de civiles afganos en varios ataques del grupo extremista en Kabul y otras ciudades afganas.

Al transferir a los yihadistas (combatientes islámicos) a Afganistán, Estados Unidos busca "justificar la continuación de su presencia en la región y crear seguridad para el régimen sionista (Israel)", indicó Jamenei, según reporte del canal PressTV. 

La televisora iraní recordó que Estados Unidos y sus aliados invadieron Afganistán bajo la apariencia de la guerra contra el terrorismo y que 17 años después, el Taliban ha impulsado su campaña de violencia en todo el país, atacando tanto a civiles como a las fuerzas de seguridad.

“Más recientemente, Daesh también ha aprovechado el caos y se ha establecido apoyo en el este y el norte de Afganistán. El equipo de Takfiri intensificó sus ataques terroristas en el país devastado por la guerra a pesar de la presencia de miles de tropas extranjeras allí”, agregó el reporte informativo.

El ayatolá calificó a los estadunidenses como "la principal fuente de inseguridad en Afganistán" y agregó que los representantes de Washington han estado directa o indirectamente involucrados en los homicidios perpetrados en el país asiático en los últimos 20 años en nombre del Islam.

"Para los terroristas respaldados por Estados Unidos, los musulmanes chiitas y sunitas no son diferentes, y los civiles, incluidos los chiítas y los sunitas, son su objetivo", subrayó Jamenei.

El líder religioso aseguró que los estadounidenses quieren avanzar en sus propias agendas políticas y económicas a través de la desestabilización de Afganistán.

“Estados Unidos también busca mantener a los gobiernos regionales y naciones ocupados con sus propios asuntos para que no puedan pensar en contrarrestar el sionismo”, enfatizó el ayatolá.