La policía española detuvo hoy en Tarrasa, provincia catalana de Barcelona (noreste de España) a un ciudadano marroquí, por su defensa y adhesión a la ideología salafista radical y del autoproclamado Estado Islámico (EI).

El Ministerio del Interior de España informó que el detenido estaba en un proceso de radicalización mediante consumo progresivo de videos y documentos propagandísticos, y se definía como integrante a la distancia de la organización terrorista.

En sus mensajes en redes sociales de Internet, el detenido escribió cosas como si a alguien no le dejaban irse a Siria (a combatir con el Estado Islámico) “que mate a seis o siete españoles”.

Asimismo, exaltaba los atentados de agosto pasado en Barcelona y Cambrils, y aseguraba que él haría lo mismo que los autores de los mismos.

En su actividad cibernética, compartía los videos del Estados Islámico que consumía e instaba a conocidos suyos a seguir ese camino y facilitarles su traslado a Siria.

De acuerdo con el Ministerio del Interior, la importancia de la detención se debe a su avanzado proceso de radicalización y adhesión a la organización terrorista que “podría haberle llevado a cometer un atentado como actor solitario en suelo Europeo”.