La nueva ronda de diálogo entre el gobierno de Venezula y la oposición pasó su conclusión a este martes luego de que el lunes fracasó en conseguir avances concretos.

Medios de República Dominicana, donde se han llevado a cabo las negociaciones desde el pasado septiembre, así como venezolanos coinciden en que el punto que separa a negociadores oficialistas y opositores es el de las elecciones presidenciales.

Mientras el gobierno del presidente Nicolás Maduro, que ya anunció que buscará su reelección, insiste en realizarlas antes del 30 de abril de este año, la oposición pretende efectuarlas después de octubre.

Para ambas partes la fecha de los comicios se erige como un punto innegociable, donde la conclusión que se avizora es una nueva ronda estéril, pese a la participación mediadora del expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero.

En los otros temas sí parece haber áreas de coincidencia. De acuerdo al diputado Enrique Márquez, los temas en análisis son un canal humanitario para que lleguen a Venezuela alimentos de primera necesidad y medicinas.

También liberación de presos políticos y reconocimiento de la Asamblea Legislativa, el órgano legislativo establecido constitucionalmente pero desplazado por la Asamblea Nacional Constituyente.

A estos puntos, sensibles para la oposición, se agrega la renovación de los rectores del Consejo Nacional de Elecciones, responsales de organizar los procesos electorales venezolanos, cuyo periodo ya vencio.

Por su parte, la delegación gubernamental trae en su cartera que sean levantadas las sanciones internacionales que se han impuesto a funcionarios gubernamentales, así como que se reconozca a la Asamblea Nacional Constituyente.

Sobre las elecciones presidenciales, que Maduro dijo la semana anterior que por él hubieran sido el pasado domingo, Márquez estableció que su fecha "sea consecuencia de un cronograma bien hecho".

Sin referirse a un determinado día, con esa frase el legislador remitió la cita con las urnas al segundo semestre, ya que expertos señalan que se requiere de varios meses para seguir a cabalidad las diferentes etapas de organización.

Este procesos negociador es el marco de la gira de trabajo del secretario estadunidense de Estado, Rex Tillerson, a Argentina, Colombia, México y Perú, para tratar asuntos bilaterales pero también el tema venezolano.

Luego del anuncio de que las elecciones presidenciales venezolanas adelantaban su fecha de realización, el gobierno estadunidense estableció que no las reconocerá.