El secretario mexicano de Economía, Ildefonso Guajardo, sostuvo hoy aquí que hay avances visibles en la renegociacón del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), al término de la sexta ronda de modernización del acuerdo comercial trilateral.

“Ha habido muchos avances, hoy se cerró el capítulo de Anticorrupción, ya se acepta un capítulo de Energía, se está muy cerca de cerrar Telecomunicaciones y estamos muy adelantados en Barreras Técnicas al Comercio”, dijo frente a la apreciación del representante estadunidense Robert Lighthizer de que el avance ha sido “lento”.

Guajardo habló en conferencia de prensa y aclaró que para Washington la lentitud se debe a que “no ven que sus intereses específicos encuentren su pista de aterrizaje o solución”.

En su discurso de esta tarde, Lighthizer reconoció cierto progreso pero urgió a “avanzar más rápido”, porque -adujo- los ciudadanos de la región viven momentos de incertidumbre.

“Lo que nos dice Lighthizer es que quiere tener ya un encuentro ministerial para discutir los temas que (el presidente Donald) Trump ha puesto por delante, los contenidos regionales y domésticos o el sistema arbitral, que Estados Unidos considera fundamentales para la obligatoriedad de los acuerdos”, aclaró.

Guajardo Villarreal retomó la reciente declaración del presidente del subcomité de Comercio estadunidense en relación a la importancia de que estos acuerdos “tengan mecanismos que los hagan obligatorios”.

A pregunta de Notimex respecto a los déficits comerciales citados por los ministros comerciales de Canadá y Estados Unidos, el titular de Economía señaló que la apreciación depende del ángulo desde el que se mira.

“La justicia se ve a través del balance del comercio según Trump, pero muchos economistas en el mundo tienen diferentes visiones de lo que significan los déficit comerciales”.

Explicó que la función de los negociadores comerciales no es analizar académicamente el impacto de los déficit comerciales, sino “tomar como una realidad el funcionamiento de la administración con la que estamos negociando y en ese sentido las resoluciones creativas son importantes”.

Recalcó que es posible intensificar el comercio en Norteamérica llevándola a balances mejorados, pero a través de la expansión del mismo y no de su restricción.

“En este nuevo TLCAN no habrá ni cuotas ni aranceles, para respetar el espíritu original del acuerdo”, advirtió el principal negociador mexicano.

El proceso de modernización del TLCAN tendrá una séptima ronda en Ciudad de México del 26 de febrero al 6 de marzo y una octava en abril en Washington, según acordaron los equipos negociadores.