EUA deportará a mexicano tras vivir 20 años en Florida

Después de vivir en Florida por casi 20 años, un inmigrante mexicano residente de Plant City, identificado como Luis Blanco, de 41 años de edad, será deportado a México, mientras que su pareja y sus...

Después de vivir en Florida por casi 20 años, un inmigrante mexicano residente de Plant City, identificado como Luis Blanco, de 41 años de edad, será deportado a México, mientras que su pareja y sus seis hijos se preparan para quedarse en casa sin él.

Blanco tiene una cita con el el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en Tampa el martes, en la que podría ser detenido y enviado a un centro de detención de inmigrantes, informó su abogada Daniela Hogue.

En 2014, Blanco fue arrestado por una infracción de tránsito menor en Carolina del Sur, pero en lugar de ser deportado, agentes del ICE le otorgaron una estadía humanitaria, ya que es el único soporte económico de su familia.

Blanco tiene que registrarse periódicamente en la oficina del ICE y el gobierno le ha permitido trabajar legalmente todo este tiempo, pero ahora recibió una notificación de que su última solicitud fue denegada, en el marco del endurecimiento de las medidas migratorias bajo la presidencia de Donald Trump.

"No hay apelación y el ICE está tratando ahora de deportarlo a México", dijo Hogue a la cadena Fox, al explicar que situaciones como ésta se están convirtiendo en una tendencia bajo la administración Trump.

Blanco, quien ingresó indocumentado a Estados Unidos en 1999, ha vivido en Plant City con su pareja Laura Medrano durante casi dos décadas y sus seis hijos son ciudadanos de Estados Unidos, y su esposa espera dar a luz a su séptimo vástago en mayo.

"Si soy deportado, mi familia va a sufrir mucho. No sé cómo vivirán, soy el único que trabaja", señaló Blanco a la televisora.

La abogada señaló que la gente teme ir a trabajar y enviar a sus hijos a la escuela, creándose de esta forma una sociedad clandestina, que no es buena para la comunidad en general.

El Consejo Estadunidense de Relaciones Islámicas de Florida pidió a las autoridades migratorias dar permiso a Blanco “por razones humanitarias”, lo calificó como “un miembro ejemplar de la comunidad de inmigrantes”, y anunció que apoyará al mexicano el martes junto con otros miembros de la comunidad de Tampa.