El dirigente del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la Ciudad de México, Raúl Flores, sostuvo que la renuncia de Diana Sánchez Barrios no fue por cuestiones ideológicas, sino por la negativa del instituto político a sumarse a su petición de mayores espacios en la vía pública.

Refirió que desde hace tres años, la lideresa de ambulantes no realiza activismo en favor del partido del Sol azteca, y “desde esa fecha se coordina con el exdelegado en Cuauhtémoc, Ricardo Monreal, a quien rinde cuentas diariamente”.

El dirigente perredista insistió en que la renuncia es “un abierto acto de provocación, con claros tintes electoreros, ya que Sánchez Barrios no realizó el trámite correspondiente para ocupar el lugar marcado en su convocatoria a medios de comunicación”.

Finalmente, Flores García llamó a Diana Sánchez a mantener la civilidad política y no generar actos de violencia contra el partido y sus militantes.