El gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, dijo hoy que cuando se enteró de que había ese movimiento -el cambio del ex secretario adjunto del PRI, Alejandro Gutiérrez Gutiérrez, a un penal federal-, “inmediatamente paré la posibilidad de cualquier traslado”.

En un comunicado del gobierno estatal, señaló que serán los tribunales los que decidan si Gutiérrez Gutiérrez va o no a otro penal y en qué condiciones.

Durante la gira de la Caravana por la Dignidad en Aguascalientes, Corral Jurado señaló que el estado propuso al gobierno federal, que el caso se planteara ante los mecanismos necesarios, para hacer lo que se requiera y haya certeza de que se ha respetado el debido proceso, que hay las garantías.

Incluso, solicitó que se apliquen los exámenes médicos que se requieran e invitar a organizaciones internacionales, para que certifiquen en Chihuahua la aplicación del Protocolo de Estocolmo y se pueda confirmar si hubo o no tortura.

Gutiérrez Gutiérrez fue detenido el 20 de diciembre en Saltillo, Coahuila, luego de que un juez de control en Chihuahua liberó una orden de aprehensión en su contra por el delito de peculado agravado.