La Unión Europea está preocupada con el destino de los menores de edad hijos de yihadistas europeos que combatieron al lado de grupos terroristas como el Estado Islámico en Siria o en Irak.

“El regreso de esas personas es un gran desafío” para la mancomunidad, afirmó el comisario europeo de Seguridad, Julian King, en un debate celebrado este lunes con la comisión de Libertades Civiles del Parlamento Europeo (PE), en Bruselas.

“Hay muchos menores que han viajado o que han nacido en Irak o en Siria, y que allí han vivido situaciones traumáticas, ejecuciones, sevicia, que muchas veces ellos mismos han tenido que perpetrar”, subrayó.

Según el comisario, la UE planea organizar una conferencia internacional dedicada al problema, con el fin intercambiar informaciones, realizar un “análisis exhaustivo” de los diferentes métodos usados en los países europeos y facilitar una “cooperación amplia” en la materia.

King estima que la lucha contra el terrorismo en la UE ha “avanzado muy bien” en los últimos meses, con una mejora notable en el intercambio de informaciones y la cooperación de gigantes del Internet en el combate a la radicalización y la endoctrinación a través de redes sociales.

No obstante, Bruselas espera ver un progreso “más rápido” en la velocidad de identificación y retirada de contenidos de incitación al odio o propaganda terrorista.

A ese respecto, también quiere implicar las grandes compañías del sector en la formación de sus competidores de menor peso, a fin de que los mensajes barrados en las grandes plataformas no migren hacia otras más pequeñas.