A diciembre de 2017, los activos administrados por fondos de inversión en el segmento de deuda llegaron a un billón 564 mil 764 millones de pesos, al acumular dos meses consecutivos de minusvalías después de tocar una cifra récord en octubre pasado.

De acuerdo con cifras de la Asociación Mexicana de Instituciones Bursátiles (AMIB), esa cifra implicó un crecimiento de 7.5 por ciento o 109 mil 981 millones de pesos más respecto al cierre del año previo, que fue de un billón 454 mil 783 millones de pesos.

De su comparativo mensual, en diciembre de 2017, los fondos de inversión en deuda mostraron minusvalías por 15 mil 543 millones de pesos, que representó una baja de 0.98 por ciento en comparación con noviembre previo.

Con ese resultado, este segmento acumuló dos meses consecutivos en números rojos, pues noviembre también fue negativo, con una baja de 51 mil 794 millones de pesos, luego de que en octubre tocaron una cifra récord de un billón 632 mil 101 millones de pesos.

En todo 2017, los fondos de deuda tuvieron minusvalías en tres meses, pues en febrero también mostraron un ajuste que se eliminó en los meses subsecuentes.

Los recursos en fondos que invierten en deuda representaron el 68.5 por ciento del saldo total que al cierre de 2017 llegó a dos billones 282 mil 327 millones de pesos; el 31.5 por ciento fueron de fondos de renta variable.

Los clientes que invirtieron en estos fondos llegaron a 277 mil 905 personas, cifra superior a los 259 mil 746 usuarios que se reportaron al cierre de 2016.