El presidente de Afganistán,  Ashraf Ghani, pidió a la comunidad internacionales a adoptar un frente común contra el terrorismo, luego de los recientes atentados registrados en esta capital y otras ciudades afganas por el movimiento Talibán y el Estado Islámico (EI).

En una conferencia de prensa conjunta con su homólogo indonesio, Joko Widodo, quien realiza una visita oficial a Afganistán, Ghani condenó el ataque de esta mañana contra una academia militar de Kabul, que dejó 11 muertos y 16 heridos, según el más reciente balance oficial.

El presidente Ghani instado a los amigos internacionales de Afganistán a adoptar un frente unido contra terrorismo el terrorismo global y contra los países que apoyan y equipan a grupos extremista, informó la agencia informativa Pajhwok Afghan News (PAN).

Ghani también agradeció a los socios de Afganistán que apoyaron y apoyan al país en tiempos difíciles e instó a otras naciones a actuar en contra de lo que describió como “el patrocinio Estatal del terrorismo”.

"Agradecemos las simpatías extendidas por nuestros países socios internacionales. Gracias por estar con nosotros También es un punto de inflexión para nuestros socios", indicó el mandatario en su primera aparición pública desde el ataque al Hotel Intercontinental de Kabul, el paso día 20.

Los afganos, agregó el mandatario afgano, esperan que nuestros socios condenen y tomen todas las medidas posibles contra el Estado patrocinador del terrorismo.

“El Islam es para todos los musulmanes. Aquellos que distinguen entre musulmanes, en sus fatwas (veredictos islámicos), por líneas arbitrarias por sus ganancias políticas y legitiman la masacre de musulmanes son criminales de guerra y deben ser sancionados”, apunto.

Ghani indicó que los talibanes deben elegir entre el Islam y el terrorismo, entre la humanidad y la barbarie y subrayó que “si los taliban realmente creen en el Islam y la humanidad, entonces el grupo debe separarse de esa barbarie y “dejar de ser títeres de los manipuladores religiosos y las agencias de inteligencia”.

El mandatario afgano agradeció a las fuerzas de seguridad del país que luchan contra la insurgencia en los campos de batalla y en las ciudades afganas, como Kabul y Jalalaba, que han sido blanco de varios ataques en los últimos días.

"Saludo la valentía de nuestras fuerzas de seguridad, especialmente la Policía, que es nuestra primera línea de defensa contra estos cobardes terroristas suicidas. Las reformas en nuestros servicios de inteligencia y el Ministerio del Interior son nuestra principal prioridad ahora", dijo.

El presidente también se refirió a los acontecimientos políticos en el país y pidió a las élites políticas afganas que se unan y se unan para derrotar al terrorismo.

"No podemos esperar más a que llegue la paz, debemos ganarla a través de una resolución nacional colectiva", apunto.

En los últimos días, los militantes del Talibán y del grupo extremista Estado Islámico (EI) han llevado a cabo una amplia gama de ataques en todo el país, incluidos tres ataques en Kabul que dejaron casi doscientas personas muertas y cientos de heridos.