El ex astro del futbol inglés David Beckham hizo realidad su sueño este lunes al hacerse el anuncio oficial de que Miami tiene un equipo de futbol de la Major League Soccer (MLS).

El ex futbolista por fin pudo gritar a los cuatro vientos que Miami tiene un equipo, tras cuatro años de negociaciones e intentos fallidos para conseguir un terreno y construir un nuevo estadio desde que en febrero del 2014 promulgó su intención de fundar un equipo de la MLS en esta ciudad.

En una rueda de prensa bajo una atmósfera azulada del Adrienne Arsht Center, Beckham estuvo acompañado por el comisionado de la MLS, Don Garber, autoridades locales y su grupo de inversionistas el CEO de Sprint Marcelo Claure, los directivos de MasTec, Jorge Mas y José Mas, el CEO de Softbank, Masayoshi Son, y Simon Fuller, creador de American Idol.

“Esto es algo que ha sido mi sueño durante muchos años” dijo Beckham ante más de 700 aficionados que compraron boleto para asistir al anuncio oficial y que corearon en todo momento las presentaciones de cada uno de los socios y las autoridades.

Beckham de 42 años, dijo que ha “sido un camino bien difícil”, y prometió que si bien “vamos a traer estrellas, lo más imporante será el talento local. Vamos a construir una academia como en Europa”.

El ex del Real Madrid prometió que el equipo “será uno de los mejores de la liga”.

Momentos antes Don Garber, entregó las bufandas oficiales de la MLS a Beckham y sus socios al darles la bienvenida bajo un alluvia de confetti y dijo que era un día “histórico en la historia de los deportes en Miami”.

Celebridades como de las artes y los deportes como Jennifer López, Tom Brady, Fher Olvera, Alejandro Sánz, Alonzo Mourning y Jay_Z dieron la bienvenida al equipo y sus socios mediante un video clip.

El nuevo equipo del cual no se mencionó el nombre oficial, ni los colores, será el vigésimo quinto de la liga, que comenzará a competir a partir de la temporada del 2020.

Se sabe que el nuevo estadio estará ubicado en un terreno de Overtown, un barrio deprimido cercano al centro urbano de Miami y las instalaciones del club rondarán los 200 millones de dólares, y contará 25 mil asientos, según los planes esbozados. El estadio será pagado por el equipo.

Para Beckham, lograr un lugar para el estadio se había convertido en un camino largo. Hace cuatro años el grupo de inversionistas Miami Beckham United y el alcalde de Miami-Dade Carlos Giménez anunciaron que habían llegado a un acuerdo con la MLS para comenzar una franquicia en Miami.

Pero el primer sitio propuesto cerca del puerto de Miami y luego el American Airlines Arena, no fue aceptado y de igual forma sucedió con una segunda opción junto al estadio Marlins Park.

Una tercera opción fue el estadio de fútbol de la Universidad Internacional de la Florida, pero los inversionistas decidieron entonces seguir la búsqueda hasta encontrar los nuevos terrenos en el área de Overtown.

Muchos fanáticos y observadores del sur de la Florida habían perdido la esperanza en el proyecto aparentemente interminable, pero el ícono del fútbol inglés y sus socios finalmente hicieron el anuncio oficial.

El equipo original de Miami, el Miami Fusion, cerró en 2002 después de su cuarta temporada.