Autoridades municipales inauguraron el Centro de Alcoholimetría “Torito y Vaquita”, cuya inversión fue de 12 millones de pesos y podrá recibir hasta 100 conductores de vehículos que no hayan pasado la prueba de alcoholemia.

El alcalde Marcos Aguilar Vega manifestó que las personas que se encuentren en esa circunstancia deberán cumplir hasta 36 horas de arresto y multas de cuatro mil a 22 mil pesos.

Asimismo, el edil queretano anunció que a partir de esta semana el alcoholímetro aleatorio se instalará de miércoles a sábado y no a partir del jueves, como venía ocurriendo.

Aguilar Vega expresó que a raíz de que se puso en marcha el operativo Alcoholímetro, los accidentes automovilísticos a causa del consumo de bebidas embriagantes han disminuido en 60 por ciento.

Por ello, estableció que es necesario continuar en ese sentido para evitar que más personas consuman alcohol y conduzcan un auto, lo cual constituye un riesgo latente para su integridad física y la de personas que en muchas ocasiones nada tienen que ver con ese consumo desmedido.

El costo de operación del "Torito y Vaquita" es de un millón 800 mil pesos al año, entre alimentos, insumos y nómina.

El nuevo centro de alcoholimetría “Torito y Vaquita” cuenta con instalaciones para menores de edad, celdas de igualdad de derechos y respeto de identidad, entre otras características.