Las autoridades de Japón informaron hoy que la actividad volcánica es alta en el monte Kusatsu-Shirane en la prefectura de Gunma, al norte de Tokio, después de que hiciera erupción el martes pasado.

La Dirección de Meteorología de Japón señaló que es posible que tenga lugar otra erupción similar, destacó la cadena NHK.

Hasta el momento la dependencia mantiene el nivel de alerta para el volcán en 3, en una escala de 5. Afirma que hay riesgo de que rocas salgan disparadas en un radio de dos kilómetros de los cráteres cerca de la laguna Kagamiike, en el adyacente monte Motoshirane. La municipalidad local ha prohibido la entrada a la zona.

Meteorología advirtió a la población que esté atenta ante la caída de rocas, ceniza volcánica, vibraciones y gas volcánico, pese a que las imágenes de cámaras de seguridad mostraron este lunes que no se apreciaba humo en los alrededores del monte Motoshirane.

Con la erupción del pasado martes se produjo una avalancha en una estación de esquí cercana, con saldo de un muerto y 20 heridos.

El monte Kusatsu-Shirane, de dos mil 171 metros de altura sobre el nivel del mar, entró en actividad por última vez en 1983, recordó la agencia meteorológica de Japón.