El presidente de la Comisión de Salud del Congreso del Estado, Miguel Osuna, presentó una reserva para que el Ejecutivo destine el cinco por ciento de su presupuesto anual al cumplimiento de la Ley de Salud Mental.

Luego de que el Congreso local aprobara esta Ley en la entidad para regular el acceso a los servicios, protección y apoyo social a personas vulnerables con el padecimiento, destacó la necesidad de ampliar la infraestructura humana especializada.

El legislador inicialista reconoció que se trata de “un gran paso que pretende familias sanas y seguras, aunque reconoció que resulta necesario, además de personal especializado, integrar los servicios de salud en la entidad.

Entre los objetivos de esta ley se establecen mecanismos para promover, prevenir, evaluar, diagnosticar, tratar, rehabilitar, reintegrar y fomentar a la salud mental y demás acciones de las instituciones de salud pública, social y privada.

“La salud debe ser el pilar de las familias e instituciones, pues contar con este derecho fundamental nos transitará a mejores condiciones de calidad humana y con ello al desarrollo pleno como sociedad”, refirió.

El legislador bajacaliforniano recordó que esta iniciativa entra en vigor el día siguiente de su aprobación en el Periódico Oficial del Estado.