El 19 Regimiento de Caballería Motorizada y el 77 Batallón de Infantería de la Secretaria de la Defensa Nacional (Sedena) abrieron este domingo sus instalaciones a la comunidad en general, con el propósito de que las familias de las ciudades de Reynosa, Rio Bravo y Victoria, conocieran sus instalaciones y equipo además de lograr una convivencia familiar.

Bajo el título Paseo Dominical la Octava Zona Militar, en Reynosa el evento se desarrolló al interior de la Octava Zona Militar, en donde las familias y demás visitantes pudieron conocer de cerca las unidades motrices con que operan en esta región, armamento, equipo de radiocomunicaciones y las unidades caninas que laboran en la investigación de enervantes.

En Ciudad Victoria, el evento se desarrolló desde la entrada del cuartel hasta la Bandera Monumental, ubicada en la Sierra Madre oriental, en donde se exhibieron las actividades y medios con que cuenta el personal destacamentado en el 77 Batallón de infantería.

El evento titulado Paseo Dominical forma parte del programa Acércate y Conócenos que la Sedena desarrolla en diversos municipios de esta entidad y del resto del país, cuya intención es que la ciudadanía conozca instalaciones y equipo en el desarrollo de sus actividades.

Los asistentes que acudieron con bicicletas, patines, patinetas, e incluso mascotas pudieron convivir con el personal del Ejército Mexicano y tomarse fotografías con ellos y el equipo en exhibición.

Personal de la Sedena explicó el funcionamiento de los vehículos militares que se utilizan en los operativos en esta zona, el tipo de armamento, los sistemas de radiocomunicación entre otras acciones que desarrollan.

Las unidades caninas también dieron muestra de sus habilidades para detectar enervantes y de los ejercicios que realizan para mantenerse activos.

Algunos de los visitantes, principalmente menores, demostraron a través de su vestimenta y pintas en el rostro, su admiración al personal militar.

El menor, Carlos Rodríguez Ramos de siete años de edad, exgternó entusiasmo por conocer, platicar e incluso tomarse fotografías con el personal militar, los vehículos y el helicóptero de las fuerzas armadas que se utiliza en esta ciudad en tareas de vigilancia y operativos aéreos.

“Me gustó mucho poder subirme a los carros de los soldados, convivir con ellos, porque cuando los vemos en la calle no nos podemos subir ni tomar fotos, pero aquí es diferente porque hasta nos prestan sus armas” concluyo el menor.