La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) interpuso una denuncia penal contra el dueño del tigre "Porfirio" o "Prince", ante la negativa para llevar a cabo una diligencia administrativa, a fin  de verificar la procedencia del ejemplar y las condiciones en que se encuentra.

La dependencia informó que a través de su delegación en el estado de Sonora, los inspectores intentaron realizar la diligencia el pasado 24 de enero, mediante una orden de inspección.

Sin embargo, la persona que dijo ser la propietaria del felino se negó a recibirlos y otorgar las facilidades para verificar la documentación sobre la legal procedencia del tigre, así como revisar las condiciones de cautiverio y cuidados del ejemplar.

Ante la negativa, la Profepa solicitó el apoyo de elementos de la Gendarmería y de la Policía Estatal, ya que se considera un caso que urge su atención ante el riesgo de inseguridad a la que se expone la población civil, pues cabe recordar que este felino atacó a un perro y le arrancó una pata.

Debido a que el particular reiteró la negativa de atender la inspección, aún cumpliendo la Profepa con las formalidades obligadas de ley, se procedió a interponer la denuncia penal en la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR) en el estado de Sonora.

Se espera que un juez obsequie una orden de cateo para que el agente del Ministerio Público Federal acceda al domicilio y verifique las condiciones de manejo, cuidado y manutención del ejemplar.

La Profepa recordó que es importante resaltar que toda persona que posea un ejemplar de la vida silvestre, no sólo está obligada a demostrar su legal procedencia, también que el animal cuenta con las condiciones que garantizan su trato digno y respetuoso.

Además, debe cumplir con los requisitos de ley que son un registro ante la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y un plan de manejo aprobado por la autoridad.

Es importante mencionar que la Profepa presume que este mismo tigre fue asegurado y se dejó en deposito a un particular en marzo del 2015; sin embargo, ambos no fueron localizados con posterioridad, por lo cual este hecho se integra a la carpeta de investigación ya iniciada.

Distintas organizaciones de la sociedad civil se han dado a la tarea de rescatar y/o recibir animales de vida silvestre, no obstante, se les exhorta a que coordinen sus esfuerzos con la autoridad ante el riesgo de incurrir en conductas que pueden ser motivo de infracción o estar sujetos a procesos judiciales.