El escultor mexicano Sebastian dio a conocer que será en mes y medio cuando esté lista “La Puerta de las Américas”, monumental obra que estará instalada en la garita de El Chaparral, en Tijuana, Baja California, justo frente al flujo vehicular norte-sur (de San Diego a Tijuana).

La mega escultura de 48 metros de altura será inaugurada poco antes de la entrada de la primavera, dijo el creador, al tiempo que explicó que la idea de la ubicación es que destaque como mensaje visual y estético en la entrada hacia México y a América Latina.

La pieza busca representar simbólicamente cómo se vive la frontera, el dinámico entrecruce de flujo de personas y la vasta cultura de la zona, añadió Sebastian, quien está celebrando 50 años de trayectoria artística con una exhibición de fotografía de sus obras en las estaciones Tacubaya, Chapultepec, Zapata y Polanco, de las líneas 1, 3 y 7 del metro de la capital mexicana.

El diseño del escultor Sebastian tiene por el eje conceptual al Nahui Ollin que se ubica en la parte superior de la obra monumental, asentado sobre una base de estructura vertical, que se conecta estética y culturalmente con Mesoamérica.

Las formas del movimiento continuo del Nahui Ollin construyen una imagen metafórica sobre la movilidad de las personas, dibujando sus flujos, sus espacios de fusión y de interacción, con libertad de movimiento, con apertura para los encuentros y diálogos, lo cual es el rol de una frontera civilizada y coherente con la sociedad global.

“Es una obra que está en el paso de las ciudades de San Diego a Tijuana, en el puente del Chaparral, y será una obra de 48 metros que simboliza al calendario azteca, pero desde un punto de vista cuántico monumental, geométrico y matemático.

"Tiene una simbología de las migraciones en la parte central donde iría el Dios del Sol, esta una esfera cuántica que indica las migraciones y el paso por esa frontera.

"Luego tenemos a los cuatro puntos del universo, las serpientes, todo lo que es la simbología de Nahui ollin, sin ser obvio, un poco para decir que nosotros no hacemos muros, sino puertas y esa puerta tiene la simbología de lo que allá detrás de las Américas, se van a encontrar, una cultura profunda y de raíz para el mundo”, explicó.

Detalló que el nombre surge de frase del ex presidente de la República, Adolfo López Mateos, cuando siendo candidato visitó Baja California y fue llevado a Playas de Tijuana, cuestionado sobre su sentir, al encontrarse en el límite de América Latina, y éste respondió: “Aquí no termina América Latina, aquí empieza la Patria”.