Al menos 484 militantes de las Unidades de Protección Popular (YPG), milicia considerada terrorista por Turquía, han sido “neutralizados” desde que comenzó hace ocho días la operación “Rama de Olivo” en Afrin, en el norte de Siria, aseguró hoy el Estado Mayor del Ejército turco.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, también confirmó la misma cifra de combatientes kurdos que han sido “neutralizados”, término usado por las fuerzas turcas para referirse a militantes abatidos, heridos o capturados.

Entre los 484 militantes kurdos, figuran 37 neutralizados anoche en ataques aéreos contra búnkers, refugios, depósitos de material bélico y otras posiciones del proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), el Partido de la Unión Democrárica (PYD), las YPG y el Estado Islámico (EI).

Sin embargo, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) reportó que un total de 42 civiles y 144 combatientes kurdos, sirios y turcos han muerto en bombardeos y enfretamientos en la región de Afrin desde que comenzó la operación turca contra las YPG.

Entre los civiles se encuentran 12 menores y siete mujeres, además de 66 combatientes de las YPG, 69 rebeldes sirios aliados de las fuerzas turcas y nueve soldados del Ejército turco.

En un discurso ante miembros de su partido, el islamista Justicia y Desarrollo (AKP), en la ciudad de Amasya, el mandatario turco también corrobobó la conquista de la estratégica colina de Burseya, cerca de la ciudad siria de Azas, en el marco de la operación “Rama de Olivo”.

Poco antes, la agencia turca de noticias Anadolu reportó que las tropas de su país, en colaboración con el rebelde Ejército Libre Sirio (ELS), tomaron este domingo el control de la colina de Burseya, una zona estratégica localizada en el noroeste de Siria, entre el enclave de Afrin y la ciudad de Azaz.

Además, este domingo, novena jornada de la ofensiva turca, aviones de Ankara destruyeron el templo histórico de Ain Dara, perteneciente a la cultura sirio-hitita y que data de hace más de tres mil años, situado en el enclave kurdo de Afrin, denunció el OSDH.

El OSDH publicó en su página de Facebook fotografías y un video del templo prácticamente reducido a escombros por los ataques aéreos que se registran en la zona en el marco de la operación "Rama de Olivo" contra las milicias kurdas situadas en el norte de Siria, en la frontera con Turquía.

El templo de Ain Dara está construido sobre un zócalo decorado con esfinges y leones, y fue descubierto durante una campaña de excavaciones a mediados del siglo XX.

Turquía comenzó el pasado 20 de enero en Afrin la operación turca “Rama de Olivo” contra los grupos kurdos como el Partido de la Unión Democrática (PYD) y su brazo armado, las YPG, una semana después de que se conociera que Estados Unidos planeaba crear una fuerza fronteriza en el norte de Siria.

La operación, que continuará en Manjib, también bajo control de las milicias kurdas sirias, tiene como objetivo mejorar la seguridad nacional de Turquía para evitar que se forme un “corredor de terror” en la frontera sur del territorio turco.