Fabricar artesanías en bronce es una labor muy satisfactoria para algunos mexicanos, a pesar de las bajas ventas y de lo peligroso que es hacerlas, asegura el especialista Luis García Ortiz.

En entrevista con Notimex mencionó que la empresa en la que trabaja “Artesanías Luis Tellez” lleva más de 45 años creando artículos para el hogar hechos con este metal, cuyo trabajo ha traspasado las diferentes generaciones.

“Ojalá que este trabajo nunca desaparezca, ya que es una tradición de mi familia, quienes tenemos el taller y la tienda en la ciudad de Salamanca, Guanajuato”, declaró.

Este negocio, ubicado en calle 20 de Noviembre número 213, en la colonia Los Pinos se especializa en hacer todo tipo de campanas, tanto grandes, como pequeñas e incluso réplicas de la que está en Dolores Hidalgo.

Lo que más se vende es esto último; sin embargo, también se tienen objetos chicos como figuras de caballos, patos, sabandijas, destapadores de varios modelos, como por ejemplo, de herraduras, elotes, tortugas, gallos, etcétera.

Asimismo, hay nacimientos de dos tipos, miniatura y de de gran tamaño, vírgenes de Guadalupe y varios tipos de animales.

“Trabajar en todo esto es muy laborioso y peligroso, por la base del fuego con que se funde el bronce, está a más de 800 grados, para esto se utiliza un equipo de protección con guantes, gafas, para que no pase ningún accidente”, comentó.

Por otro lado señaló que las ventas, en general de todo el año son un poco bajas, por lo que espera que este mes se mejoren, tras participar en un stand, dentro de la Feria de León, la cual lleva más de una semana de actividades.

“He vendido un poco, ahí la vamos llevando, la verdad sí es redituable, si no no regresaríamos a vender”, opinó García Ortiz.

Confesó que el pilar de este negocio es su suegro, quien supervisa que todos los productos que se ponen a la venta, se encuentren en perfectas condiciones.

A García Ortiz lo que más le gusta es atender a la gente, pues en este trabajo conoce a muchas personas, desde artesanos, cuando se viaja de un lugar a otro, hasta clientes.

“La venta de esto se está cayendo un poco, principalmente porque no hay mucho dinero para poder gastar en artesanías como estas y la gente prefiere comprar de otros materiales”, concluyó.