El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, decretó hoy estado de excepción y emergencia en San Lorenzo, provincia de Esmeraldas, para reforzar la seguridad luego del atentando con coche bomba que afectó en la madrugada al cuartel policial de esa ciudad.

En un mensaje en Twitter, el mandatario rechazó este tipo de acciones y expresó su solidaridad con los habitantes y víctimas del atentado, que dejó una veintena de heridos, destruyó el 95 por ciento del cuartel y causó daños en casas y vehículos.

“Solidaridad de todo el país con nuestros conciudadanos y policías heridos en San Lorenzo. Rechazamos categóricamente este acto terrorista que ocurre por primera vez en Ecuador”, escribió Moreno, quien ordenó reforzar el personal policial y militar, así como la presencia del Ministerio del Interior en la zona.

“Es un acto terrorista ligado a bandas de narcotraficantes que han sido golpeadas por las fuerzas de seguridad del Estado ecuatoriano. No vamos a permitir que nos amedrenten. Estamos tomando las medidas necesarias. Los mantendremos informados”, añadió el gobernante.

Un vehículo explotó la madrugada de este sábado y causó severos daños estructurales en las instalaciones del Distrito de Policía de San Lorenzo, en Esmeraldas, región fronteriza con Colombia.

“La detonación afectó estructuras en el muro posterior y ventanales del edificio donde funciona el comedor y dormitorios, sin dejar pérdidas humanas que lamentar”, informó la agencia local de noticias Andes.

Algunos agentes presentan heridas menores y varios vehículos de la corporación y civiles también resultaron dañados.

El ministro del Interior, César Navas, se trasladó al lugar del ataque junto al Alto Mando Policial para verificar las medidas que se tomarán y los daños ocasionados por la explosión.

De igual manera, en la zona ya trabaja personal de Criminalística, del Grupo Especial Móvil Antinarcóticos (GEMA) y del Grupo de Operaciones Especiales (GOE) para determinar las causas del ataque y encontrar a los responsables, indicó el Ministerio del Interior.