Una dieta basada en plantas mejora la salud de quienes parecen enfermedades crónicas degenerativas y podría reducir sustantivamente los problemas de salud  pública en México y Latinoamérica, consideró el médico internista del Hospital Metropolitano de New York, Mauricio González.

“Estamos hablando de una solución que no cuesta nada, porque tienes ya que invertir en comida, lo que tienes que hacer es escoger la comida adecuada y tendría un impacto tremendo en las personas que ya padecen enfermedades crónico degenerativas como hipertensión, diabetes, obesidad y enfermedades cardiovasculares de inmediato.

“Una dieta de este estilo tiene un impacto en la salud humana en cuestión de semanas, de dos a cuatro semanas y está al alcance de todos”, explicó en entrevista en el marco del “Tulum Vegan Fest”, que se celabra el 27 y 28 de enero.

El especialista con 15 años de promover mediante evidencias científicas la dieta sin animales, explicó que se deben consumir frutas, verduras, cereales integrales, nueces y semillas en una cantidad energética adecuada; es decir que cubran las necesidades calóricas que requieren las personas cada día.

El único suplemento adicional, dijo, es de vitamina B12 que no viene en productos vegetales.

Abundó que las proteínas vegetales tienen magnesio, fibra, carbohidratos, almidones vegetales, cada una de las cuales ofrece beneficios para la salud, mientras que la proteína animal es eficiente para generar un proceso anabólico muscular; sin embargo, tiene efectos secundarios y sustancias nocivas para el ser humano como grasas saturadas que no aportan nada al cuerpo humano.

Las lentejas, frijoles, avenas, entre otros alimentos, tienen proteínas vegetales que ayudan a reducir la incidencia de osteoporosis y pueden mantener la masa muscular, “la proteína vegetal está ligada a una mayor longevidad y la proteína animal está relacionada con una mayor mortalidad “.

Incluso, dijo, estudios demuestran que mujeres veganas tienen la misma musculatura que aquellas que consumen cualquier tipo de carne, otras investigaciones transversales arrojan que las personas veganas tienen la misma cantidad de albúmina, (una proteína que produce el hígado), que aquellas que son omnívoras.

“Tenemos evidencia científica en personas que padecen del hígado y consumen proteína vegetal pueden incrementar su masa muscular, la evidencia científica es franca y las leyendas urbanas que existen en torno a la alimentación vegana son solo eso, leyendas urbanas que no están basadas en ciencia”, puntualizó.

Añadió que en México el movimiento de una dieta basada en plantas, crece a pasos agigantados, debido a que, en su opinión, las personas están más conectadas con sus emociones,  y las generaciones jóvenes crecieron con sabores relacionados con especias y salsas, no del alimento en sí mismo.

La transición hacia una dieta basada en plantas puede ser menos complicada debido a que son las especias las que por lo general aportan el sabor a la comida y ejemplificó que si se ponen las mismas especias que se le añaden a un platillo de pollo a uno elaborado a base de setas son los mismos sabores de las cocinas tradicionales mexicanas, “son sabores con los que crecimos”, estimó.

Recomendó que para iniciar un estilo de vida vegano se puede comenzar con la regla básica, el “meetless Mondays" (lunes sin carne) que consiste en dejar la carne un lunes para así ir incrementando los días que se deje de comer carne  para  ingerir más cereales integrales y menos azúcares y embutidos.

“Los productos embutidos debemos dejarlos completamente, son quizás los alimentos más destructivos en el planeta tierra para la salud humana y para el ecosistema, las salchichas, jamones están relacionados a cáncer de colon y a múltiples enfermedades”.

En el marco del Tulum Vegan Fest, con sede el hotel Dreams Tulum, Resort & Spa, en Quintana Roo, explicó que para abrazar este estilo de vida es necesario acudir con especialistas de la salud para determinar una dieta balanceada para cada persona y contar siempre con información de este estilo de vida para tomar decisiones alimenticias conscientes.

Abundó que las personas deben comer más frutas y verduras, consumir un mayor número de cereales integrales verdaderos como quinoa, avena y arroz integral, así como reducir el consumo de sal, hacer ejercicio y dejar de fumar “esos cinco puntos pueden dar un giro sustancial el temas de salud”.