El presidente italiano Sergio Mattarella consideró que las “leyes raciales” contra los judíos, firmadas por el dictador fascista Benito Mussolini hace 80 años, son “una mancha indeleble” en la historia nacional, durante las actividades en el marco de la jornada en memoria de las vícitmas del Holocausto.

Con testimonios de supervivientes, conferencias, pelìculas en cine y televisión y conmemoraciones en los barrios de Roma y otras ciudades en los que fueron deportados miles de hebreos a los campos de exterminio nazi, Italia recordó el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto.

El viernes, en la conmemoración en el Palacio del Quirinale, la sede de la Presidencia, Mattarella salió al paso de algunas fuerzas políticas, como la Liga del Norte, que han reivindicado “algunas cosas buenas” hechas por el fascismo.

“Fue un régimen que no tuvo ningún mérito, en el cual la caza a los judìos no fue para nada una desviación, sino que formó parte de la naturaleza violenta e intolerante de ese sistema”, declaró.

Mattarella advirtió sobre los riesgos de que “los fantasmas del pasado” regresen al presente y puedan “abrir las puertas del abismo”.

“Nuestra sociedad tiene los anticuerpos para evitarlo, pero espera a cada de uno de nosotros comprometerse para impedir que el pasado pueda regresar”, anotó el mandatario italiano.

Mattarella llamó a no minimizar los episodios de odio e intolerancia en Italia y recordó que aunque las leyes raciales “fueron firmadas por el puño y letra de Mussolini, tuvieron complicidad y justificación al interior del Estado y de la sociedad de la época”.

“Intelectuales, juristas, científicos, históricos firmaron el Manifiesto de la raza que dio soporte teórico a esa ignominia”, resaltó.

El presidente designó como senadora vitaliacia a Liliana Segre, una superviviente del campo de concentrazión nazi de Auschwitz.

Este sábado, Segre afirmó que ese nombramiento es “una especie de resarcimiento, ya que el Estado que cerró las puertas de la escuela a esa niña porque era judía, ahora reabre las puertas de sus máximas instituciones: el Senado”.