La Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y la embajada de Estados Unidos condenaron hoy el asesinato del expresidente de la Corte Suprema de Justicia, José Arturo Sierra, y demandaron el esclarecimiento del crimen.

La CICIG, dependiente de la Organización de las Naciones Unidas y que colabora en el combate al crimen organizado, lamentó el asesinato ocurrido el viernes en un populoso barrio de la capital guatemalteca.

La Comisión, encabezada por el exfiscal colombiano Iván Velásquez, reconoció “la vocación de justicia” con que Sierra se desempeñó en el sistema de justicia guatemalteco.

A su vez, la embajada de Estados Unidos en Guatemala repudió el ataque, al expresar: “condenamos enérgicamente su asesinato e instamos al gobierno de Guatemala a que lo investigue de manera pronta y completa”.

El Organismo Judicial lamentó la muerte de Sierra y rechazó “enérgicamente este hecho que se suma a la violencia generalizada en nuestro país”. 

Sierra, quien presidió la Corte Suprema de Justicia entre 2013 y 2014, fue herido a balazos cuando conducía una camioneta en la capital del país, y aunque fue llevado al Hospital Roosevelt, falleció en el trayecto, informaron voceros de la institución de socorro que atendió la emergencia. 

Las autoridades investigan el crimen, que de acuerdo con algunos testigos fue perpetrado por pistoleros desde una motocicleta que seguía el vehículo del magistrado.