La estatal Empresa Colombiana de Petróleo (Ecopetrol) anunció la tercera fase del programa Diáspora, que contempla la construcción y fondeo de 50 arrecifes artificiales en aguas del golfo de Morrosquillo, en la zona del Caribe.

Desde diciembre de 2017 “se han sembrado cinco arrecifes artificiales construidos con artefactos navales en desuso, como las antiguas monoboyas TLU1 y TLU3 y sus respectivas barcazas de alivio, y el pontón Golfo de Morrosquillo, que eran utilizados en el Terminal Marítimo de Ecopetrol en Coveñas”.

Ecopetrol explicó que antes de la siembra, los artefactos fueron inspeccionados por la Corporación Regional Carsucre y autorizados por la Capitanía de Puerto (DIMAR), que avalaron su conversión a arrecifes artificiales.

Diáspora es un proyecto “que busca la recuperación de la biodiversidad y la productividad del golfo de Morrosquillo, mediante la construcción y siembra de arrecifes artificiales en el lecho marino y la recuperación de los manglares”.

Estudios realizados desde 1985 al ecosistema marino del golfo de Morrosquillo “motivaron que en mayo de 1999 se firmara el convenio Ecopetrol, Instituto Nacional de Pesca y Acuicultura – INPA- y Carsucre, para desarrollar el proyecto piloto con dos arrecifes artificiales construidos con tubería de acero en desuso”.

Los dos arrecifes fueron “instalados en octubre de 2000 en aguas marinas del golfo. Uno se sembró al sur de la cabecera municipal de Santiago de Tolú y otro frente al corregimiento de Coveñas, cerca de Puntepiedra”.

En 2007, “se sembraron 20 arrecifes más. La segunda fase del Programa Diáspora se llevó a cabo entre 2010 y 2014, con la siembra de 30 nuevos arrecifes artificiales. En 2017 se realizó el proyecto de señalización con 13 boyas para identificar los sitios donde están sembrados los arrecifes”.

Junto con la siembra de los 50 arrecifes artificiales, “la tercera fase del programa incluye un componente de fortalecimiento a las organizaciones de pescadores en temas relacionados con el turismo por la naturaleza y el ecoturismo submarino, como alternativa productiva para las comunidades”.

Para Ecopetrol la siembra de los arrecifes ha mejorado la calidad de vida de las comunidades de pescadores y la productividad del ecosistema marino del golfo y se ha incrementado el número de especies marinas en la zona, con la presencia de ocho (8) especies amenazadas.

Los arrecifes del Programa Diáspora se “ubican entre los más productivos del Caribe colombiano y se posicionan como el principal caladero de pesca utilizado en el golfo de Morrosquillo”.