En México existen dos temporadas de incendios forestales, una inicia en enero y concluye en junio y la segunda empieza en mayo y termina en septiembre, informó la Comisión Nacional Forestal (Conafor).

El primera etapa afecta a los estados de las zonas centro, norte, noreste, sur y sureste del país; mientras que la segunda abarca la región noroeste. Por ello, el Programa Nacional de Protección contra Incendios Forestales busca promover un manejo sustentable de los bosques, proveer beneficios a la sociedad y conservar la biodiversidad.

El gobierno federal creó en 1972 este proyecto y a finales de 2002 fue transferido a la Conafor para su operación en el ámbito federal, en coordinación con los gobiernos de los estados y los municipios.

Este programa lo opera la Conafor de manera conjunta con varias instituciones del gobierno federal que integran el Grupo Intersecretarial de Apoyo para la Protección contra Incendios Forestales.

Se lleva a cabo con base a lo establecido en la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable y se incorporó el concepto de Manejo del Fuego a la estrategia de Protección contra Incendios Forestales; con el fin de instaurarlo como política pública.

Entre sus objetivos destaca el de prevenir la ocurrencia de incendios forestales dañinos en ecosistemas forestales e incrementar la eficiencia en su combate.