Líderes de Japón y Corea del Sur se reunirán el 9 de febrero

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, se reunirán en febrero antes de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno, en el marco de la tensa...

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, se reunirán en febrero antes de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno, en el marco de la tensa relación que mantienen ambas naciones por un antiguo episodio histórico.

Fuentes diplomáticas de Japón y Corea del Sur informaron que los líderes de los dos países sostendrán una reunión cumbre el 9 de febrero antes de la inauguración de la justa olimpica, a celebrarse en la localidad surcoreana de Pyeongchang.

Previamente, Abe había expresado su deseo de asistir a la apertura de los Juegos Olímpicos y conversar con Moon al margen del evento. La cita podría realizarse en Seúl.

Las relaciones entre Japón y Corea del Sur se empañaron desde que Moon indicara que el acuerdo bilateral de 2015 sobre las llamadas "mujeres de consuelo" no tuvo en cuenta las opiniones de todas las partes.

A principios de este mes, Moon instó a Japón a disculparse nuevamente con las ex mujeres de confort y sus familias, aunque Tokio y Seúl llegaron a un acuerdo en 2015 que dijeron que resolvería el problema "de manera definitiva e irreversible".

Abe planea decirle a Moon que el acuerdo, con el que este asunto se resuelve de manera definitiva e irreversible, es un compromiso internacional que recibió el beneplácito de países como Estados Unidos y el Reino Unido.

El primer ministro planea afirmar también que Japón está implementando el tratado e instará a Corea del Sur a hacer lo mismo.

Del mismo modo, Abe recordará a Moon que sus países, junto con Estados Unidos, deben cooperar estrechamente para hacer frente al desarrollo de armas nucleares y misiles de Corea del Norte.

Será la primera vez que Abe visite Corea del Sur desde noviembre de 2015, cuando asistió a una cumbre trilateral en Seúl con el primer ministro chino Li Keqiang y Park Geun-hye, que en ese momento era presidenta de Corea del Sur pero luego fue sustituida por un escándalo de corrupción.