La Policía de Guerrero, con el apoyo a distancia de elementos del Ejército, asumió el control de la seguridad de las instalaciones de la Minera Media Luna para prevenir posibles actos de violencia y dar certeza al proceso de negociación para resolver la controversia laboral.

El portavoz del Grupo de Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, indicó que se recibió el reporte de que un grupo de personas mantenía retenidos al jefe de seguridad de la Minera Media Luna y a siete trabajadores en la comunidad de Real de Limón.

Álvarez Heredia señaló que se inició un proceso de negociación que permitió la liberación de las ocho personas que mantenían retenidas. El diálogo se mantendrá abierto con las personas que encuentran en paro, aclaró.

Por este motivo, elementos de la Policía de estado y agentes ministeriales de la Fiscalía General, con el apoyo de militares, se trasladaron a dicha comunidad con apoyo desde el aire de un helicóptero de la Secretaría de Seguridad Pública estatal.

Paralelamente se inició un protocolo de negociación con los trabajadores que permitió que las personas recuperaran su libertad, gracias a la intervención de la Secretaría de Seguridad Pública y la Fiscalía General del estado, acompañados por el Ejército.

La Fiscalía General y la Secretaría de Seguridad Pública aseguraron que la mina Media Luna seguirá trabajando sin contratiempos.

Además existe un grupo de 200 personas aproximadamente que bloquearon el camino a Atzala con quienes existe un diálogo para dar una solución posible en brevedad.