La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) intensificó en todo el país sus operativos de verificación de precios de los productos de la canasta básica, a fin de vigilar que los costos estén a la vista y que no haya publicidad engañosa.

Además que las básculas estén debidamente calibradas, que no haya aumentos injustificados de precios y monitorear a través de la herramienta "Quién es Quién en los Precios", indicó el organismo en un comunicado.

Como parte de estos operativos, la Profeco indicó que hay especial atención a lo que sucede con algunos productos como el huevo, y citó el caso del municipio  General Escobedo, en Nuevo León, en donde suspendió la comercialización de huevo blanco dorado y sin marca en presentación de 30 piezas, por no exhibir precios.

Agregó que también se colocaron preciadores en establecimientos de Monterrey, en tanto que en la Central de Abasto y La Merced, en la Ciudad de México, se impusieron sellos de suspensión y se inmovilizaron básculas.

En este sentido, la Profeco reafirmó su compromiso de proteger los derechos de los consumidores al evitar abusos, especialmente en los productos de la canasta básica.