La fiscalía de Palermo, Sicilia, pidió hoy 12 años de cárcel para el exsenador Marcello Dell’Utri, quien fuera brazo derecho del ex primer ministro Silvio Berlusconi, acusado de amenaza y violencia al Estado, en el marco del proceso sobre la presunta negociación entre el gobierno y la mafia siciliana.

Dell’Utri se encuentra ya en prisión cumpliendo otra pena de siete años por participación externa en asociación mafiosa.

Este viernes, después de cuatro años y ocho meses de debates y 210 audiencias, los fiscales de Palermo pidieron condenar al exsenador, a varios militares y al exministro del Interior Nicola Mancino.

Todos son acusados de haber establecido en 1992 y 1993 una negociación con la organización criminal Cosa Nostra, para que pusiera fin a la ola de atentados que afectaban en esa época al país y con la que buscaba obligar al Estado a someterse a sus exigencias.

La fiscalía pidió 15 años de reclusión para el general Mario Mori, considerado el “protagonista absoluto” de la negociación; 12 años para el general Antonio Subranni y el coronel Giuseppe De Donno y para el propio Dell’Utri, quien en 2014 fue sentenciado en vía definitiva a siete años de prisión por participación externa en asociación mafiosa.

En el proceso sobre la presunta negociación entre la mafia y el Estado, también fue acusado el exministro Mancino, para el que se pidieron seis años de cárcel.

La pena más alta, de 16 años de reclusión, fue pedida contra el “capo” mafioso Leoluca Bagarella, mientras que para el también mafioso Antonino Ciná fueron solicitados 12 años.

Según la acusación, fue Dell’Utri el que cerró el pacto con la mafia, que habría apoyado al entonces recién nacido partido Forza Italia, fundado por Silvio Berlusconi.

“A finales de 1993, Dell’Utri se puso a disposición para hacer llegar (al Estado) el mensaje intimidatorio de Cosa Nostra, es decir, que se comprometía a poner fin a las bombas a cambio de normas que atenuaran el régimen carcelario (contra mafiosos detenidos)", dijeron los fiscales durante la requisitoria.

Recordaron que ello ocurrió cuando un nuevo gobierno se acababa de formar, con la designación de Berlusconi como primer ministro.