La Caravana por la dignidad inició este viernes su séptimo día de actividades y previo a su recorrido entre Torreón, Coahuila con rumbo a Saltillo, integrantes de ésta conversaron con residentes locales y aclararon que es una marcha apartidista.

Al participar en un conversatorio con medios de comunicación, coincidieron en que, al margen del percance ocurrido Gómez Palacio, Durango, continuarán la travesía a la capital del país, porque cada quien, en su ámbito, reclama solución a sus problemas.

Lorenzo Moreno Pajarito, quien representa a la comunidad indígena de Bacajípare, en el municipio de Urique, Chihuahua, dijo que se sumó a la Caravana ante la necesidad que tiene su comunidad que habita en la zona baja de las Barrancas del Cobre.

“Nosotros hemos luchado bastantes años, porque no nos respetan, estamos cansados de pedirles que se nos respete, que se nos consulte a nosotros antes de hacer cada cosa en nuestra región”, dijo.

Ricardo Acosta López, quien se integró a la Caravana el pasado miércoles, dijo que como ciudadano pide a la Federación la extradición del ex gobernador César Duarte y que la federación envíe el dinero que sería destinado para Chihuahua.

La llamada Caravana por la dignidad cumplirá este viernes el séptimo día de actividades, cuya meta es llegar a la Ciudad de México, en un arribo que está previsto para el próximo 4 de febrero.