La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales recordó que hoy se conmemora el Día Mundial de la Educación Ambiental, a fin de hacer conciencia y crear nuevos patrones de comportamiento en esta materia.

En su página de Internet, la dependencia indicó que el modelo “tomar-usar-desechar” agota vorazmente los recursos naturales, contaminando aire, suelo y agua.

Abundó que la educación ambiental es un proceso permanente y una respuesta a la crisis civilizatoria que afecta al planeta.

Destacó que la Organización Mundial de la Salud indicó que en 2012 murieron 12,6 millones de personas por vivir o trabajar en ambientes poco saludables: esto representó casi una cuarta parte del total mundial de fallecimientos.

“Avanza la contaminación del aire, agua y suelo y las sociedades difícilmente ven la relación directa entre la pérdida de patrimonio medioambiental y el menoscabo económico y social que esto implica a mediano y largo plazo”, señaló.

Expuso que la necesidad de una toma de conciencia individual y colectiva es imperativa y por ello cada 26 de enero se celebra el Día Mundial de la Educación Ambiental, decretado en Yugoslavia en 1975, durante el Seminario Internacional de Educación Ambiental en el que participaron expertos de más de 70 naciones que plasmaron sus objetivos básicos en la Carta de Belgrado.

Estas acciones fueron antecedidas por la Declaración de Estocolmo sobre Medio Ambiente Humano, realizada en Suecia en 1972 por la Organización de las Naciones Unidas y considerada como un documento fundacional de la educación ambiental.

En 1977 la Conferencia Intergubernamental de Educación Ambiental adoptó la Declaración de Tbilisi, en la cual se establecieron tres grandes objetivos para la educación ambiental.

Estos son fomentar una clara conciencia y una preocupación por la interdependencia económica, social, política y ecológica en áreas urbanas y rurales.

Así como proporcionar a cada persona las oportunidades para adquirir el conocimiento, valores, actitudes, compromiso, además de habilidades para proteger y mejorar el medio ambiente, y crear nuevos patrones de comportamiento hacia éste.

En este sentido, la educación ambiental debe mostrar la convergencia de todas las áreas del conocimiento que contribuyen a comprender las relaciones que, a través de su historia, los seres humanos han establecido con su medio ambiente.

También puede lograr que los estudiantes y la sociedad vean los problemas ambientales en su vida cotidiana, motivándolos a buscar soluciones y promoviendo, de este modo, una actitud crítica, responsable y participativa, destacó.

En México, el Centro de Educación y Capacitación para el Desarrollo Sustentable (Cecadesu) diseña, desarrolla e implementa acciones y proyectos de educación ambiental en coordinación con organizaciones sociales, grupos comunitarios e instituciones educativas y de gobierno.

Ello, con el propósito de que diferentes sectores de la población estén en posibilidades de conocer y comprender de manera crítica e integral las causas de las problemáticas ambientales e instrumentar medidas para hacerles frente.