La cumbia de Los Ángeles Azules fascinó a los miles de asistentes al Auditorio Nacional, la noche de este jueves, en el que estuvieron como invitados especiales los cantantes Gil Cerezo, vocalista del grupo Kinky, Yahir y Jay de la Cueva.

Desde el primer minuto del recital, los anfitriones mostraron su entrega total a los presentes, quienes no dudaron en levantarse de sus asientos y dar sus mejores pasos de baile.

“Sabemos que no se puede bailar, pero pueden hacerlo desde sus lugares o quienes lo deseen, pueden vernos desde sus asientos”, dijo el intérprete Elías Mejía a toda la gente que llegó a esta cita en pareja, amigos o en familia.

El espectáculo se dividió en dos partes, en la primera, la alineación mexicana prendió el ánimo de las personas con su tradicional estilo, en temas como “Entrega de amor”, “Cumbia pa'gozar”, “Mi único amor”, entre otros.

“Buena noche, ¿cómo están? El ánimo está más bonito (entre los que están) arriba, los de abajo ¿cómo se sienten?”, preguntó la banda de Iztapalapa, que próximamente cantará en el Festival Coachella, en Estados Unidos.

Los músicos animaron a los 10 mil asistentes a su concierto (de acuerdo con los organizadores) y en todo momento interactuaron con ellos, manteniendo un ambiente cordial y de energía.

Después de “La cumbia picosa”, “A la cumbiama” y “Toma que toma” los artistas saludaron a los fans extranjeros que acudieron a esta cita, sobre todo a los de Costa Rica y Venezuela.

“¡Arriba Ciudad de México”, gritaron Los Ángeles Azules, quienes posteriormente le dieron la bienvenida a una orquesta para hacer sonar el restante bloque de canciones como “El listón de tu pelo”, “Mi niña mujer”, “Mis sentimientos”, entre otras.

Con los tres invitados, el grupo cantó individualmente dos veces las canciones que tenían preparadas, provocando una gran ovación de los fans.

El primero en llegar al entarimado fue el originario de Monterrey, Nuevo León, Gilberto Cerezo, con quien hicieron dupla en el éxito “Cómo te voy a olvidar”.

Al finalizar, él tomó el micrófono para agradecer esta invitación “muchas gracias, siempre un honor cantar para el público de Los Ángeles Azules”.

Después de “La cumbia del acordeón” y “Amor de amores” sonó “Entrega de amor”, nuevamente, pero ahora a dueto con Yahir, quien sonriente saludó “buenas noches”.

Para cerrar con broche de oro, los músicos invitaron al entarimado a Jay de la Cueva, quien le puso un toque de rock a la melodía “17 años”, para la cual pidió que los presentes hicieran ruido.

“Esta noche necesito la energía del Auditorio Nacional, porque tengo una gripa fatal, pero ustedes van a ser la mejor medicina”, señaló, quien tocó la guitarra eléctrica.

Asimismo, el cantante de la banda Moderatto pidió al séquito que prendiera las luces de su celular mientras sonaba esta pieza, en el que algunos sacaron a bailar a sus parejas, entre los pasillos.