Decenas de miles de personas marcharon a través de Australia en una protesta conocida como "Día de la Invasión", que pide replantear el trato a las comunidades indígenas y reinvindicar los derechos de los aborígenes.

El feriado anual del 26 de enero en Australia conmemora la llegada de los primeros colonos británicos en 1788, pero para muchos australianos marca el comienzo de la opresión colonial de los aborígenes, que fueron despojados de sus tierras y discriminados sistematicamente.

Más de 10 mil personas se unieron a una marcha en Melbourne, donde los manifestantes corearon Australia "siempre fue, siempre será tierra aborigen", y sosteniendo carteles que destacaban: "Estás en tierra robada".

"No hay orgullo en el genocidio", rezaba una pancarta en una de las marchas de protesta, en las que se reclamó que se cambie la fecha de la celebración del Día de Australia.

"Estoy aquí para reconocer a mi pueblo y lo que el día de Australia significa para mí: es cuando los europeos nos invadieron", dijo Nora Young, una mujer aborigen a la cadena local ABC.

Los aborígenes consideran como una invasión la llegada de los británicos, que reclamaron lo que hoy se conoce como Australia amparándose en el concepto "Terra Nulis" (tierra de nadie) ignorando a los aborígenes que lo habitaban desde hace más de 50 mil años.

"Las personas que celebran el Día de Australia celebran el genocidio de los pueblos aborígenes, ondeando banderas australianas en nuestras caras. Es asqueroso", señaló la organizadora de la protesta, Tarneen Onus-Williams.

En Sídney los manifestantes reclamaron un tratado entre el pueblo indígena y el gobierno de Australia, único país de la Mancomunidad Británica que aún carece de este tipo de acuerdo, y que no menciona a los aborígenes en su Constitución.

"Australia es una nación unida en nuestra diversidad", señaló por su parte el primer ministro, Malcolm Turnbull, en la ceremonia de ciudadanía en Canberra, donde 32 personas de 19 países se hicieron ciudadanos.

"No definimos nuestra identidad nacional, como lo hacen muchas otras naciones, por raza, religión o cultura en particular, sino por valores compartidos.

"Democracia y libertad, respeto mutuo e igualdad para hombres y mujeres, un firme compromiso con el estado de derecho".

El gobernador de Australia, Peter Cosgrove, pidió celebrar la diversidad del país y ensalzó el significado del día nacional tras una ceremonia en la que se concedió la ciudadanía australiana a varias personas.

Muchos consejos, empresas y condados aborígenes no celebrarán el Día de Australia, y miles de personas en todo el país han asistido a eventos del Día de la Invasión.