La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) solicitó al gobierno del estado de Chiapas implementar medidas cautelares para proteger la vida de los habitantes de Oxchuc, Chiapas, que fueron atacados con armas de fuego la mañana de este jueves.

De igual forma, anunció que visitadores adjuntos se trasladaron al lugar para conocer del caso, mismo que atraerá en razón de que por su gravedad ha trascendido el ámbito estatal.

La atracción del caso se realizó con fundamento en los artículos 6°, fracción XVI de la Ley de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, así como 14 de su Reglamento Interno, valorando que de la consulta de notas periodísticas difundidas por distintos medios de comunicación se encontró que ese hecho incide en la opinión pública y reviste especial gravedad.

Lo anterior, toda vez que se actualizan elementos de urgencia y daño irreparable de las personas involucradas en este conflicto, y existe la posibilidad latente de vulneración a sus derechos humanos, a la integridad personal, la seguridad personal y a la vida.

La CNDH conoció de los hechos mediante una llamada telefónica e instruyó que personal de la Cuarta Visitaduría General se trasladará al municipio referido para conocer de las diligencias implementadas por las autoridades locales, a quienes solicitó información para integrar el expediente.

Además, entrevistará a las personas que resultaron heridas y a quienes fueron afectados en sus propiedades, y demandó que se les otorgue atención médica, psicológica y asesoría legal a los familiares de las personas que perdieron la vida.

La comisión nacional se comunicó con su homóloga del estado de Chiapas, que únicamente radicó un expediente de Orientación Jurídica, por no existir autoridades involucradas en ese conflicto entre particulares.

“El personal actuante de la CNDH realiza diligencias para allegarse de elementos que permitan integrar debidamente el caso”, señaló el organismo en un comunicado, e informó que permanecerá atento a la evolución de los acontecimientos.