La precandidata independiente a la presidencia de la República, María de Jesús Patricio Martínez, llamó a las mujeres a organizarse y a defenderse contra la violencia de género.

En su visita proselitista por la comunidad de Tlamacazapa, perteneciente al municipio de Taxco y Chilpancingo, la precandidata y defensora de los derechos humanos conocida como Marichuy consideró que en cada comunidad se tiene que buscar las formas para que las mujeres tomen sus propias decisiones.

“Las mujeres tenemos que ponernos de acuerdo y buscar formas de apoyarnos y defendernos entre nosotras mismas, y está claro que todas las voces de las mujeres que se quieren levantar las quieren callar de esa manera”.

Llamó a las mujeres a unirse, defender sus derechos y afianzar las organizaciones.

“Creo que aquí en Guerrero va ser necesario que haya más articulación de las mujeres porque nosotras mismas nos vamos a defender de un sistema machista que tiene miedo que las mujeres se organicen y caminen”, precisó.

En entrevista, luego de sostener un encuentro con simpatizantes indígenas, la también vocera del Congreso Nacional Indígena (CNI), informó que cuenta con 180 mil firmas y aún le faltan 900 mil para poder figurar en la boleta electoral, de lo contrario quedará fuera.

Reconoció que van rezagados en la recolección de firmas, pero dijo que se debe a la aplicación que les ha impuesto el Instituto Nacional Electoral (INE), que resultó un sistema muy lento.

Señaló que en ocasiones han tardado seis horas para su envió, o a veces han encontrado fallas en el sistema.

“Nos hemos encontrado con comunidades muy retiradas donde no hay señal, y hay estados donde no les permiten instalar su mesa para la recepción de firmas, de donde son retirados por la policía”, precisó.

Sin embargo, Marichuy comentó que le echarán ganas y lo más importante es recorrer las comunidades y el país y llevar la palabra y escuchar.

Por la mañana, Marichuy en su primer día de actividades por Guerrero, visitó la comunidad de Tlamacazapa, perteneciente al municipio de Taxco de Alarcón, donde denunció que pretenden agredir y eliminar a los pueblos indígenas con políticas que no han sido adecuadas.

Dijo que se ha encontrado mucha discriminación hacia los indígenas, como la derivada de concesiones a las mineras, que contaminan el agua, desplazan a los pueblos y se quedan con las tierras.

En el centro comunitario Yotlaka Non Ziwatl, Marichuy escuchó a las madres de familia que ahí tienen a sus hijos, para que son atendidos por un colectivo de mujeres, que les tratan los problemas emocionales y psicológicos.

Escuchó demandas como la violencia intrafamiliar, el machismo, discriminación y los problemas derivados de la pobreza, y señaló que está problemática la ha encontrado en todas las comunidades indígenas del país.