En la Conmemoración Anual en Memoria de las Víctimas del Holocausto y en homenaje al diplomático Gilberto Bosques Saldívar, la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, Angélica de la Peña, afirmó que nadie nace siendo un extremista, ya que éstos se hacen y se fomentan.

Dijo que para atajar el proceso de radicalización, hay que partir de los derechos humanos y el Estado de Derecho, del diálogo más allá de todas las diferencias, del empoderamiento de los jóvenes, empezando desde el seno familiar y en las aulas escolares.

Sin embargo, resaltó que algo pasa con la humanidad cuando a pesar de las sombras heredadas del Holocausto, se sigue observando en muchos lugares del mundo situaciones inscritas en delitos de lesa humanidad, lo que quiere decir que no se ha hecho lo suficiente.

De la Peña Gómez apuntó que la mejor manera de honrar a las víctimas del Holocausto es no volver a repetir los errores cometidos y fomentar, desde abajo, el antídoto a los crímenes de lesa humanidad, justamente educando a las nuevas generaciones en la paz.

“El reto de construir una humanidad más humana, no puede dejar de ser una consigna que nos motive a seguir viéndonos en lo que somos y en lo que nos podemos convertir”, señaló la legisladora.

En ese sentido, la senadora pidió un minuto de aplausos en memoria del diplomático mexicano Gilberto Bosques Saldívar, quien salvó a unos 40 mil judíos de la amenaza nazi mientras fungía como cónsul de México en Francia.

“La obra y el legado de Don Gilberto Bosques son de alcance universal, y constituyen el reflejo de uno de los capítulos más honrosos y brillantes de la historia diplomática mexicana”, afirmó.

Al acto asistieron la señora Laura Bosques Manjarrez, familiar de Don Gilberto Bosques Saldívar, así como Viktor Elbling y Jonathan Peled, embajadores de Alemania e Israel en México, respectivamente.

Así como, Moisés Romano Jafif, presidente del Comité Central de la Comunidad Judía en México; Alejandro Asz Sigall, investigador de las víctimas de la población LGBT del Holocausto; y el senador Juan Gerardo Flores Ramírez, secretario de la Mesa Directiva del Senado de la República.