El ministro de Deportes de Canadá presentó su renuncia luego de ser acusado de hostigamiento, mientras el líder del Partido Conservador Progresista en Ontario, miembro de la Asamblea Legislativa, dejó su cargo por denuncias de conducta sexual inapropiada.

El ministro Kent Hehr, de 48 años, fue acusado por una trabajadora de la legislatura de Alberta de hacer comentarios sexuales inapropiados al personal femenino cuando fungió como legislador, entre 2008 y 2015. Su dimisión fue aceptada por el primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

“El primer día que trabajé en la Asamblea fui advertida de no entrar sola al elevador con el señor Hehr”, declaró la denunciante.

El ahora exministro dijo que renunció para no entorpecer las investigaciones e, incluso, exhortó a cualquier mujer que haya sido víctima de hostigamiento a denunciarlo porque “esto nunca estará bien”.

Por su parte, el líder del Partido Conservador Progresista en Ontario, Patrick Brown, ocupó la mayor parte de las transmisiones televisivas del día al presentar su renuncia como legislador provincial luego de acusaciones de abuso sexual.

El diputado es señalado por dos mujeres de haberse aproximado a ellas de manera inapropiada durante una reunión en su casa en 2013, e incluso haber besado a una de ellas cuando era adolescente. El político conservador niega las acusaciones.

Desde el Foro Económico Mundial en Davos, el primer ministro Trudeau defendió al movimiento internacional #MeToo y #Timeup, que según analistas locales está animando a las canadienses a denunciar el hostigamiento sexual y el acoso.

Antes de regresar de Davos a Ottawa, Trudeau declaró que el hostigamiento es inaceptable y advirtió que como gobierno “tomamos cualquier alegato de conducta inapropiada en forma extremadamente seria”.

Se comprometió a seguir apoyando a las mujeres que hacen denuncias en torno a casos que ocurrieron en el pasado o recientemente.