El secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, dijo que 2018 será clave para batir récord, como el año en el que hubo más cumplimiento de recomendaciones de derechos humanos emitidas por los organismos autónomos.

Al delinear ante la Conferencia Nacional de Gobernadores (CONAGO) la ruta que seguirá el Gobierno de la República en el último tramo de la actual administración en materia de derechos Humanos, el funcionario se declaró listo para revisar y perfeccionar, si se requiere, el actual marco normativo.

Mediante un comunicado, reiteró que la Secretaría de Gobernación (Segob) y cualquier entidad pública del gobierno de la República estarán para ayudar en la consolidación y la defensa del trabajo de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y las comisiones estatales en la materia.

“Es una convicción personal y una obligación constitucional que habremos de cumplir en la práctica”, añadió Navarrete Prida.

Resaltó que el gobierno de la República está preparado para construir una agenda que está en curso, reforzarla, y sobre todo, “señalarnos si cumplimos o no metas de corto, mediano y de largo plazo”.

En el acto en el que participaron los presidentes de la CNDH y de las comisiones estatales de derechos humanos, el encargado de la política interior del país subrayó que México tiene un sólido andamiaje constitucional e institucional en materia de derechos humanos.

Indicó que 30 años después de haber comenzado en su vida moderna un importante esfuerzo institucional de defensa, protección y promoción de derechos humanos, enmarcada en la Constitución, en su Artículo 112, nuestro país cuenta con un sistema más robusto, con un cambio en los paradigmas culturales, “ya no con discusión sobre su existencia, sino la reflexión y discusión sobre cómo los mejoramos”.

“Hoy no es un tema de tortura, sino de desaparición forzada, de violencia y del atentado ya no contra un luchador social, que por sí mismo es grave, sino contra las instituciones defensoras del sistema de derechos humanos”.

Acompañado por el presidente de la Conago, el gobernador de Tabasco, Arturo Núñez Jiménez, y del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, expuso que el único camino es aprovechar las fortalezas institucionales, que se basan en el sólido sistema federal, que debe seguir consolidándose, y con las y los gobernadores, como piedra angular.

En este marco, ratificó el reconocimiento, respeto y apoyo a la soberanía y a las autonomías de los estados, al margen y al lado de la federación.