Las autoridades de India informaron que la polémica película “Padmaavat” se estrenó hoy en el país sin que se produjeran protestas violentas, como en los días previos al debut de la cinta en las salas de cine, aunque algunos reportes dan cuenta de algunos incidentes.

El filme del director indio Sanjay Leela Bhansali fue exhibido por primera vez este jueves en teatros de las ciudades de Mumbai, Thane y Navi Mumbai en medio de fuerte seguridad policial para evitar que hindúes de línea dura protagonizaran disturbios.

Cada estación de policía desplegó personal en las salas de cine dentro de su jurisdicción, pero también los teatros dispusieron personal de seguridad tanto en el exterior como en el interior, como medida de precaución, y “no hubo incidentes de violencia o protestas”, indicó Deepak Devraj, portavoz de la Policía.

Anticipándose a posibles escenarios violentos, la policía detuvo la víspera a 150 supuestos alborotadores, en su mayoría activistas de Karni Sena, una organización de castas de Rajput en el país que alegan que “Padmaavat” es irrespetuosa con su cultura.

La película producida por la industria cinematográfica de Bollywood presenta un romance entre una reina hindú y un rey musulmán, lo que desató protestas en contra de su exhibición que llevaron a retrasar su lanzamiento dos meses.

La policía india indicó que la célula cibernética de Karni Sena había bloqueado varias páginas de redes sociales y sitios con comentarios objetables y provocativos en contra de la película, de acuerdo con reportes del periódico local The Hindstán Times.

Sólo la víspera cientos de partidarios de Karni Sena y otros grupos afines se volcaron a las calles en varios estados del país, protestando de forma violenta en contra del estreno de la cinta.

En Gurgaon, adyacente a la capital Nueva Delhi, apedrearon un autobús escolar que transportaba a niños; en Haryana y Rajastán quemaron autobuses y bloquearon carreteras; mientras que en Uttar Pradesh y Gujarat atacaron vehículos de todo tipo.

También se denunciaron violentas protestas en Madhya Pradesh y Jammu y Cachemira, episodios que propiciaron que muchas escuelas a través del país suspendieran clases este jueves.

Según algunos reportes de la prensa india, hindúes de línea dura amenazaron a los asistentes al lanzamiento en varias salas en el norte de India, incluso dan cuenta de una agresión contra el dueño de un teatro en Uttar Predesh y de ataques contra otros en Bihar.

Muchos teatros en India habían anunciado que no proyectarían la película por temor a más violencia, pero de acuerdo con los reportes el filme fue exhibido en alrededor de cinco mil salas.

La cinta cuenta la historia del ataque del emperador musulmán del siglo XIV, Alauddin Khilji, contra un reino, después de que quedó seducido por la belleza de su reina Padmaavat que pertenecía a la casta hindú de Rajput.