El presidente Enrique Peña Nieto subrayó que como país, “no podemos perder ritmo, no podemos extraviarnos en la ruta que se ha venido construyendo”, pues México seguirá creciendo y atrayendo inversión en los próximos años, gracias a las reformas estructurales.

Durante una gira de trabajo por el Estado de México, donde inauguró obras de infraestructura, el mandatario dijo que las inversiones generan empleos y convierten al país en un punto logístico y un mercado importante, que han permitido que la economía crezca de manera constante.

“No habido otro gobierno, otra administración en la que, no obstante no tener los niveles de crecimiento de la economía deseados, no hemos dejado de crecer. Hemos constantemente y consistentemente, año tras año, crecido, y nuestra economía crecerá ya en esta administración de 18 por ciento”, afirmó.

Al entregar la ampliación del libramiento Arco Norte en el tramo Jilotepec-Atlacomulco, aseveró que las reformas van a posibilitar que México crezca mucho más en los próximos años a mayores tasas y a mayor dinamismo “y eso exige que nuestro país se esté preparando y esté ampliando su infraestructura, de lo contrario las inversiones no van a llegar”.

Acompañado por el gobernador mexiquense, Alfredo del Mazo, y el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, en los límites de los municipios de Acambay y Atlacomulco apuntó: “podemos tener una mejor economía, un mejor dinamismo, pero sin inversión en infraestructura difícilmente tendremos potencial de crecer más o generar más empleos”.

Peña Nieto enfatizó que no obstante los señalamientos “duros y lapidarios” a través de las redes sociales, “que poco recogen de los logros y los avances que tenemos como nación”, analistas en el exterior sí ven lo que México ha venido alcanzando en cifras, en números y estadísticas.

Añadió que los analistas, “advierten que México tendrá un futuro promisorio a partir de la certeza que se genere hacia los próximos años, y esa certeza pasa por la que viva México este año”, en referencia al proceso electoral que vive el país.

“Creo que tengo derecho de hacerlo (señalar), de lo que como país hemos alcanzado, y levantar la voz para decir, a ver: aquellas voces que señalan de manera crítica, muchas de ellas con razón y con acierto en lo que aún nos falta para alcanzar, pero también demandar el reconocimiento a lo que sí hemos hecho, a los avances que hemos logrado, a lo que hemos generado como sociedad”, recalcó.

Al subrayar que no busca tomar posición sobre lo que ocurre en la justa democrática y que es cuidadoso y respetuoso de la legislación electoral, llamó a no permitir “que la competencia democrática, que es sana, que es favorable a nuestra condición de país, por su vocación democrática, nos divida como sociedad”.

Indicó que, “al contrario, que con gran civilidad, que como buenos mexicanos sigamos apostando por México, creyendo en las buenas cosas, en lo que sea hecho bien, en lo que se ha logrado, no sólo los gobiernos, sino a partir del esfuerzo de gobierno y sociedad y esto tiene un alto sentido y un alto valor para nuestro país”.

“Un país no sólo se hace en sólo seis años; seis años son un tiempo razonable y suficiente para aportar más al desarrollo y a la grandeza de México, y este gobierno ha asumido de manera responsable su tarea en la construcción de una mejor nación a partir de lo que venimos alcanzando y desarrollando con todos los mexicanos”, puntualizó.

“Sigamos trabajando en unidad, en mucha unidad, con entusiasmo, con armonía, en paz, sigamos trabajando por el bien de México. México es una gran nación, lo sabemos, creemos y nos sentimos orgullosamente mexicanos.

“Y de lo que hagamos cada uno de nosotros, del ánimo con el que contagiemos a los demás, será el ánimo que tengamos como nación... A cada uno de nosotros corresponde aportar a realmente vivir en este clima de unidad, de armonía, de tranquilidad y de paz social para encarar los retos, y, sobre todo, para seguir construyendo un mejor México”.

En este acto, el mandatario federal dijo que con la entrega de esta obra de infraestructura se han entregado, en lo que va de la actual administración, 39 autopistas con una extensión de más de dos mil 400 kilómetros y una inversión de casi mil millones de pesos, tanto en construcción como modernización de autopistas.

Destacó que se han ampliado o construido 76 carreteras federales, que tienen una longitud de más de tres mil kilómetros, y se está en la ruta de cumplir los proyectos de infraestructura carretera a los que se comprometió como candidato a la Presidencia de México, con 52 autopistas y 80 carreteras federales, que serán del orden de seis mil kilómetros.

“Esa es la infraestructura carretera que se viene realizando que no se tiene precedente. No ha habido otro momento en la historia reciente del país, y no se diga más antes, donde se haya construido tanta infraestructura carretera como la que se ha realizado en esta administración para beneficio de los mexicanos”, aseveró.

A su vez, el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, destacó que se han invertido un billón 557 mil millones de pesos en obras de infraestructura de comunicaciones y transportes, y que en cumplimiento con el compromiso de gobierno número 176, cada año se han entregado 20 obras para conectar a México a través de tierra, mar y aire.