– El gobierno de Venezuela denunció hoy una “despreciable” operación de desestabilización develada recientemente por el director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Mike Pompeo, cuyo fin es socavar la soberanía venezolana.

La cancillería venezolana emitió una declaración en la cual expresa su enérgico rechazo a los “repudiables actos de injerencia del gobierno supremacista de los Estados Unidos”.

Agregó que éstos fueron expresados el 23 y 24 de enero a través de las “infames declaraciones del vicepresidente Mike Pence y la portavoz Heather Nauert, así como por el errático Comunicado del Departamento de Estado.

Washington advirtió que no reconocerá las elecciones presidenciales convocadas por la Asamblea Constituyente para antes del 30 de abril, e indicó que no tienen garantía de ser limpias.

“Esta aborrecible intromisión en los asuntos internos de Venezuela forma parte de la campaña sistemática de agresión del gobierno estadunidense contra la patria de Bolívar, y constituye una flagrante violación de las normas básicas del derecho internacional”, dijo la nota.

Agregó que esas acciones hostiles e intervencionistas del gobierno de Washington denotan su interés por destruir todos los esfuerzos que ha venido adelantando el gobierno venezolano, con el acompañamiento de varios países de la región, a favor del diálogo político como mecanismo para dirimir las diferencias entre los venezolanos.

“La administración de Donald Trump busca, obstinadamente, estimular un conflicto social en Venezuela que restaure la violencia que ya ha sido superada en el país, con el fin de beneficiar a los sectores políticos internos subordinados a sus designios”, puntualizó.

Asimismo, el gobierno venezolano denunció ante la Comunidad Internacional la “despreciable operación de desestabilización develada recientemente” por el director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Mike Pompeo.

Agregó que su “fin último es socavar la independencia y la soberanía venezolana, así como propiciar un cambio violento e inconstitucional del gobierno venezolano”.

“Todo ello, a través del financiamiento a grupos terroristas, y de la aplicación de sanciones unilaterales coercitivas que afectan directamente al pueblo venezolano, y que constituyen un ilegal bloqueo económico, comercial y financiero, y una flagrante violación a los propósitos y principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas”, alegó.

Dijo que la decisión de la “soberana y legítima Asamblea Nacional Constituyente, depositaria del poder originario, al convocar elecciones presidenciales para el primer cuatrimestre del año 2018, demuestra su decidido interés en la consolidación de la paz y la estabilidad social de la Nación, a través de mecanismos democráticos”.

“Corresponderá entonces al pueblo venezolano, y no a una potencia extranjera, decidir libremente, por la vía del voto universal, directo y secreto, sobre el desempeño de sus autoridades nacionales”, señaló.

Finalmente, instó al gobierno “supremacista y xenófobo” de Donald Trump a abandonar sus obscuras prácticas belicistas y de desestabilización, y a encaminarse por el sendero que debe regir el accionar de las naciones civilizadas.