El año pasado cerca de 4.9 millones de canadienses gastaron 5.7 mil millones de dólares (mmdd) en consumo de marihuana para uso médico o recreativo, lo que equivale a unos mil 200 dólares por cada consumidor, informó hoy el organismo oficial Estadísticas Canadá.

El próximo 1 de julio se espera que entre en vigor a nivel nacional la ley que permitirá la producción, venta regulada y consumo de marihuana para uso recreativo.

El gobierno de Justin Trudeau defendió esta propuesta a fin de regular y legalizar el comercio del cannabis para reducir el mercado negro que no paga impuestos y alejar el producto de los jóvenes y adolescentes.

Cada una de las diez provincias canadienses y tres territorios indígenas está analizando la edad permitida para su compra, los centros de venta y producción.

Las estadísticas reveladas este día indican que hay un mercado considerable para este producto, lo que ha desatado la actividad privada para tener más centros de cultivo, incluidas granjas que cultivan frutas y vegetales.

El estudio de Estadísticas Canadá reveló que el 90 por ciento de la marihuana consumida el año pasado fue para uso recreativo y no medicinal, pese a que aún no es legal ese tipo de consumo.

Los 5.7 mil millones de dólares destinados a la compra de marihuana fue menos que los 16 mmdd gastados en tabaco y 22.3 mmdd en alcohol en 2016, según el estudio estadístico.

Sin embargo, el consumo del cannabis en Canadá se ha incrementado desde 1961 en un promedio de seis por ciento por año, mientras que la producción doméstica creció en promedio 7 por ciento.

El organismo oficial de estadísticas señaló que la mayoría de cannabis que se consume en Canadá es producido dentro del país: El consumo de marihuana doméstica fue de 5.4 mil millones de dólares en 2017, mientras que los canadienses compraron 300 millones de dólares de la hierba del exterior.

En la década de 1960 el 40 por ciento de la marihuana consumida por los canadienses venía de fuera, pero hasta el año pasado las compras del exterior declinaron a sólo ocho por ciento.

También se informó que la venta de marihuana canadiense al exterior ha crecido desde 1960. En 1961 se vendía al exterior sólo el dos por ciento, pero para el 2017 las ventas fueron alrededor de 1.2 mil millones de dólares, es decir 20 por ciento más.

En diciembre pasado Estadísticas Canadá informó que en 2015 hubo 4.9 millones de consumidores de marihuana mayores de 15 años tanto para consumo médico y no médico.

Asimismo, el precio del gramo de marihuana ha pasado de cinco dólares en 1961 a 12 dólares en 1989. Se estima que en la década de 1990 el precio de la marihuana para uso recreativo bajó en promedio 1.7 por ciento por año y que en 2017 se vendía a 7.5 dólares el gramo.

Ante la inminente legalización de la marihuana en Canadá varios productores canadienses han hecho joint venture con granjas para asegurar la producción de lo que se espera sea un apetitoso producto.

Emerald Health Therapeutics formó una asociación con la granja Village Farms en Delta, Columbia Británica; Aphria se asoció con la granja de Ontario Double Diamond Farms.

Mientras que Canopy Growth Corp está preparando la tierra de 700 mil pies cúbicos (6.5 hectáreas) de una granja orgánica en Mirabel, Quebec, propiedad de una de las más grandes productoras de jitomate en Norteamérica.

“Queremos establecer invernaderos de cannabis en cada provincia porque pensamos que el consumidor preferirá un producto local”, afirmó Adam Greenblatt, gerente de Canopy Quebec.