El enviado especial de las Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, afirmó que las conversaciones de paz que se celebran en Viena para hallar una solución a la guerra siria, se encuentran en “un momento muy, muy crítico”, sobre todo ahora con la operación turca en el norte del país.

Antes de un breve encuentro con el canciller federal austriaco, Sebastian Kurz, De Mistura se mostró "optimista", si bien destacó que las negociaciones, de este jueves y viernes en Viena, se encuentran en una fase "muy, muy crítica", según la agencia austriaca de prensa APA.

Este jueves, el emisario internacional se reunió a puertas cerradas en la sede de las Naciones Unidas en Viena con un representante del gobierno sirio y después con la delegación de la oposición siria.

El jefe negociador de la oposición, Nasr Hariri, destacó que estos dos días supondrán una prueba para que las partes demuestren que están comprometidas a lograr una solución política al conflicto sirio, que ha dejado más de 360 mil muertos desde marzo de 2011.

Las conversaciones convocadas por De Mistura en Viena se producen después de ocho rondas previas en Ginebra, celebradas bajo auspicios de las Naciones Unidas, que no lograron que las partes en conflicto ni siquiera hablaran entre sí.

Esta nueva ronda de negociaciones tiene como objetivo discutir cómo avanzar en la elaboración de un nueva Constitución en Siria.

En las primeras ocho rondas de conversaciones de paz en Ginebra, las partes ni siquiera han podido acordar qué negociar primero, si la lucha contra el terrorismo como exige el régimen sirio o la transición política sin Bashar al Assad, como reclama la oposición.

Estas conversaciones en Viena se producen cuatro días antes del Congreso del Diálogo Nacional Sirio, que se celebrará en el balneario ruso de Sochi, con el objetivo de propiciar un proceso político inclusivo y contribuir a la reconciliación y a las reformas políticas en Siria.