El movimiento “Ni una menos” se fortaleció durante los últimos dos años en Argentina, un país en el que se comete un femicidio cada 30 horas y en el que, tan solo durante el año pasado, fueron asesinadas por lo menos 298 mujeres.

El movimiento feminista argentino logró que cada vez se debata más sobre el machismo en los medios de comunicación y que se visibilice la violencia física, económica y cultural en contra de las mujeres.

Esta semana, por ejemplo, se logró imponer como tendencia en redes sociales el hashtag #Soy Feminista, al que se sumaron hombres que reconocen que ellos también son víctimas del machismo.

Escritoras, políticas, periodistas, actrices, sociólogas, economistas, amas de casa y ciudadanas en general explicaron por qué son feministas en una jornada de activismo cibernético en el que también participaron los críticos del movimiento de mujeres.

La principal confusión es que todavía hay personas que creen que feminismo es lo contrario al machismo y que las feministas “odian” a los hombres.

En múltiples post, las activistas precisaron que, a pesar de que hay feministas con un discurso más radical, el movimiento en realidad apela a la equidad en todos los ámbitos, no a privilegios hacia las mujeres ni mucho menos a la violencia contra los hombres.

El #SoyFeminista se impuso luego de que durante las últimas semanas diferentes personajes de la farándula argentina desataran debates a partir de pronunciamientos machistas.

“Si la violación es inevitable, relajá y goza”, dijo el cantatuor de tangos, Cacho Castaña, mientras que el actor Facundo Arana aseguró que las mujeres sólo se realizan cuando son madres.

Esta semana, la polémica la provocó la actriz Araceli González, quien advirtió que no es feminista porque “tengo un hijo varón precioso y un marido hermoso y respeto mucho a los hombres también".

Mientras se habla cada vez más de feminismo en los medios masivos, lo que antes era impensable, el movimiento “Ni una menos” ya convocó a la primera asamblea para organizar el Paro Internacional de Mujeres que se realizará el próximo 8 de marzo.

En esa fecha se conmemora el Día Internacional de la Mujer, pero en los últimos años se ha transformado en una jornada de lucha feminista a nivel mundial, con una particular masividad en Argentina.

Aquí, el 3 de junio de 2015, se realizó la primera marcha “Ni una menos”, con un nivel de participación tan alto que sorprendió a las organizadoras, pero que demostró el hastío provocado por la violencia machista que tiene en los femicidios su máxima expresión.

Desde entonces, el movimiento no ha parado de crecer, al igual que los asesinatos de mujeres que se mantienen como una epidemia en el país sudamericano.

El Observatorio de la Violencia contra las Mujeres "Ni Una Menos", del Movimiento MuMaLá, reveló que en los primeros 15 días de enero ya hubo 13 femicidios, los cuales se suman a los 298 registrados durante 2017.

Un dato importante es que las organizaciones ya han comenzado a destacar los travesticidios, crímenes que solían pasar desapercibidos como una muestra más de la permanente e histórica discriminación hacia las personas trans.

De acuerdo con reportes de la prensa, el año pasado hubo en Argentina por lo menos seis travesticidios cuyas investigaciones judiciales no avanzan ante la falta de presión hacia las autoridades.