La representante permanente de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, expresó que el gobierno del presidente Nicolás Maduro, a quien calificó de “dictador”, nunca tuvo la intención de celebrar elecciones libres y democráticas en Venezuela.

En un comunicado emitido este jueves, Haley expresó que se ceñía a la declaración del Grupo Lima, conformado por naciones latinoamericanas, que calificó que las eleciones anticipadas anunciadas por el gobierno de Venezuela contradicen principios democráticos y violan estándares internacionales.

La Asamblea Constituyente Nacional de Venezuela votó el miércoles de manera unánime para celebrar elecciones presidenciales a fines de abril, luego de que la expectativa era que los comicios fueran organizados a finales de este año.

Asimismo, el presidente Maduro anunció también su intención de competir por otro mandato, lo que consolidaría su poder durante un periodo adicional de seis años.

En ese sentido, Haley destacó que “al convocar a elecciones presidenciales repentinas, el dictador Maduro y su fraudulenta Asamblea Constituyente le están mostrando al mundo que nunca tuvieron la intención de permitir que el pueblo de Venezuela se expresara”.

La representante opinó que Maduro hace caso omiso del bienestar del pueblo venezolano y les quita sus derechos políticos, por lo que al igual que hiciera el Grupo Lima pedía un proceso libre, justo y transparente que restableciera la democracia constitucional en Venezuela.

“Estados Unidos no se quedarán de brazos cruzados mientras que el pueblo de Venezuela continúa siendo víctima del régimen de Maduro”, anotó Haley.