El uso eficiente de los recursos y los ahorros generados por el esquema de compra consolidada ha permitido al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) operar con finanzas sanas y mejorar los servicios en beneficio de 74 millones de derechohabientes.

El director general del Seguro Social, Tuffic Miguel Ortega, destacó los ahorros por 17 mil 400 millones de pesos para el Sistema Nacional de Salud que se lograron en la actual administración federal mediante ese esquema de adquisición de medicamentos, vacunas y material de curación.

En entrevista para el noticiero radiofónico Fórmula Detrás de la Noticia con Ricardo Rocha, señaló que en el proceso, en el que el instituto es acompañado por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), se ha perfeccionado durante los últimos cinco años para garantizar transparencia, legalidad y certeza en la adquisición de medicamentos.

“El IMSS fue el primer país a nivel mundial en atender las recomendaciones de la OCDE en la materia y desde el año pasado esos procesos son públicos y transparentes”, señaló.

Refirió que el número de participantes se ha incrementado significativamente, al pasar de 14 instituciones participantes en 2014 a 50 en el proceso de Compra Consolidada de Medicamentos 2017-2018 con un gasto total de 58 mil 435 millones de pesos.

El funcionario federal recordó que en 2009, la situación financiera comenzó a deteriorarse, tanto que en 2012, el instituto operaba con más de 22 mil millones de las reservas financieras.

Destacó que el esfuerzo para sanear las finanzas permitió al organismo pasar de números rojos a negros en 2016 y revertir la tendencia para cerrar el año pasado con un superávit superior a los ocho mil millones de pesos.

Miguel Ortega refirió que se impulsan 10 iniciativas para mejorar los servicios y la atención a los derechohabientes, entre ellas, disminuir los rezagos, los tiempos de espera en Unidades de Medicina Familiar y hospitales, así como la digitalización de trámites.