El pleno de la Comisión Permanente del Congreso condenó categóricamente las expresiones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, contra los hermanos pueblos de Haití, El Salvador, así como de países africanos.

A través de un punto de acuerdo también lamentó la decisión de la administración de ese país de cancelar el programa "Estatus de Protección Temporal" a más de 200 mil migrantes salvadoreños, lo cual abre la posibilidad de que sean deportados traduciéndose en la separación de miles de familias que residen en territorio estadunidense.

El documento, avalado por la Segunda Comisión de la Permanente -Relaciones Exteriores, Defensa Nacional y Educación Pública- considera lamentable que los ciudadanos de El Salvador pasen por esa situación migratoria, pues quedan desprotegidos y ante la posibilidad de que al ser deportados sean separados de sus familias y dejar en Estados Unidos sus propiedades y bienestar.

“Existe pleno respeto por la soberanía, autodeterminación y aplicación de las leyes estadunidenses, pero eso no significa que los derechos humanos puedan ser transgredidos y que exista libertad para que el dirigente de una nación emita comentarios racistas y sin sentido alguno hacía cualquier persona o grupo de personas en el mundo”, se asentó.

El dictamen avalado destaca que es necesario emitir un pronunciamiento público de condena ante las manifestaciones de Donald Trump, ya que es categóricamente reprobable no sólo por México sino por cualquier otro país y ser humano que se dice proteger los derechos humanos y las libertades.

Mediante otro punto de acuerdo la Comisión Permanente -en estricto respeto a la soberanía, la autodeterminación y las leyes- hizo un llamado a la Asamblea de Representantes y al Senado de Estados Unidos para explorar opciones de solución al problema de los jóvenes inmigrantes indocumentados que llegaron en la infancia a ese país.

En el mismo documento se exhorta a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) a informar sobre las acciones diplomáticas y de cabildeo que ha llevado a cabo en Estados Unidos para contribuir a dar una solución definitiva al problema de esos jóvenes inmigrantes indocumentados.